Comentario al Evangelio del

Francisco Javier Goñi, cmf

Y ellos vuelven a la carga. Decididos como estaban a acabar con aquel hombre que desenmascaraba todas sus falsedades e hipocresías y se ponía del lado de los pobres, los pecadores, los sufrientes, intentan pillar a Jesús en algo. Su objetivo: que dijera algo con lo que poder acusarle ante el poder romano, o algo que pusiera en su contra al pueblo que le escuchaba. “¿Debemos pagar los impuestos al César o no?” Bien sabían ellos que dijera lo que dijera, Jesús estaba perdido. Si respondía que sí, el pueblo le abandonaría decepcionado, oprimidos como estaban por el poder romano, militar y económicamente. Si respondía que no, los fariseos y sacerdotes tendrían algo de qué acusarle ante los romanos: una excusa para que acabaran con él.

Pero Jesús, como siempre, sabía ver más allá de las apariencias, de las falsas adulaciones, de las palabras hipócritas. Y entristecido pudo descubrir en el corazón de los que le preguntaban la traición. La inteligente respuesta de Jesús les dejará asombrados a todos. Sale con elegancia de la encerrona, dejando clara a pesar de todo la radicalidad de su propuesta: “a Dios, lo que es Dios”. Y si en el conjunto de su mensaje Dios es el centro de todo y a Él pertenece todo, es claro que todo habrá que remitirlo en último término a Él.

Se ha querido interpretar este texto en el sentido de que Jesús habría sancionado así que en los asuntos relativos a lo económico, político y social debemos aceptar lo que la autoridad legítima determine mediante leyes justas. Y ciertamente, se puede entender así, pero siempre que realmente sea “legítima” y realmente sean “justas”. No sea que estemos justificando leyes y poderes que en realidad van en contra de la Voluntad de Dios, tal y como nos ha sido revelada en Jesucristo. “A Dios lo que es de Dios”. Y también es de Dios la lucha por la justicia, la paz o la igualdad de todos los seres humanos. No juguemos con la Palabra de Dios para legitimar falsamente leyes, instituciones o estructuras que condenan a la pobreza, al hambre, a la violencia, al sufrimiento, a la marginación o a la muerte a tantos hermanos y hermanas nuestros, hijos e hijas del Padre Dios.

Comentarios
Luis Gallis Luis Gallis
el 8/3/11
En mi parroquia, en la homilia de hoy, es casi seguro -
que se pasará de puntillas sobre el tema del evangelio.
Seguramente pasará en muchas más parroquias. Es un
tema delicado. Personalmente pienso, que el dad a Di-
os lo que es de Dios y al César lo que es del César no
puede responderse con algo tan simplista. Por ejemplo,
en tiempos del nacional-catolicismo, la política y la reli-
gión estaban estrechamente unidas en nuestro pais.-
Por otra parte, Jesús, al decir eso parece aceptar sumi-
samente la ocupación de Judea por el pueblo romano,
con la consiguiente explotación y sufrimiento del pue-
blo judio, cuando había una fuerte tensión hacia la libe-
ración.Y lucharon hasta la muerte. Muchos sacerdotes
y laicos, sabedores de su misión, sufrieron martirio por
d » ver comentario
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 8/3/11
Dar a Dios lo que es de Dios para mi ahora es poner al Señor en el primer lugar de mis atenciones, a llevarlo siempre en mi corazón para realizar su voluntad. Dar al César lo que es de él es dedicar un tiempo también para nuestras actividades civiles: trabajo, estudio, diversión, etc. Pero que estas ocupaciones no se conviertan en Tirano como el César y nos esclavisen.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 9/3/11
Para los fariseos el pagar tributo monetario al César era como renegar de Dios. Confundiendo así la fé con la polìtica podrían llegar a provocar muchas atrocidades. Al César no se le veía como un dios ni tampoco él se los exigía. Cierto que les había impuesto su autoridad, más no por eso les exigía una obediencia "de conciencia". Tampoco era el enemigo de Dios como decían los fariseos y por lo tanto no era necesario negarle sus impuestos y la obediencia civil, como desde mucho antes (Antiguo Testamento) lo experimentó el mismo pueblo judío tanto en calidad de conquistado como de conquistador.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.