Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

 

 

Jesús: Un estilo de Evangelizar

 


 

 

      El Evangelio de hoy nos presenta el comienzo de la vida pública de Jesús. No pudo tener un principio más humilde ni sencillo. Nada que ver con las grandes ceremonias que nos gusta hacer en nuestros días para marcar el comienzo de los grandes eventos. Pensemos en las ceremonias inaugurales, por ejemplo, de los juegos olímpicos, donde parece que el país anfitrión se juega el prestigio. O recordemos la ceremonia de inauguración de la presidencia en Estados Unidos, con miles de invitados aguantando el frío de enero al aire libre. También en la Iglesia nos gustan las grandes ceremonias y liturgias con miles y miles de asistentes. A veces esas ceremonias tan grandilocuentes –las civiles y las eclesiales– resulta que son más apariencia que realidad. Se parecen a esos decorados de cine en los que las casas no tienen más que la fachada. 

      Lo de Jesús comenzó de otra manera diferente. Muy diferente. Nada de grandes ceremonias inaugurales. Fuera toda grandilocuencia. Nada de discursos programáticos. Mucho menos lo de tener miles de invitados, servicio de seguridad, fuegos artificiales y tantas otras cosas que nos encanta poner en esos eventos. Jesús se retira a Galilea y allí comienza a ir de pueblo en pueblo, predicando el mensaje más sencillo que nos podamos imaginar: “Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos.”

 

Una luz pequeña y humilde

      El evangelista, quizá preocupado por la excesiva sencillez del mensaje, se vio en la necesidad de adornar ese comienzo de la vida pública de Jesús con una cita del profeta Isaías que dice que “el pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande.” Pero la realidad es que la presencia de Jesús no fue una luz grande en el sentido que nosotros podemos imaginar. Fue una luz pequeña, humilde, sencilla. La presencia de Jesús se parecía más a la del pábilo vacilante que a la del gran foco que deslumbra. Su luz no cegaba sino que abría los ojos a las personas para que comprendiesen mejor el mundo y, sobre todo, para que acogiesen en su corazón la gran misericordia de Dios. Todo en una relación de tú a tú, hecha de cercanía, de fraternidad, de amabilidad. 

      Como en el misterio de la Navidad, que hemos celebrado hace poco, la presencia de Dios en Jesús no es una presencia arrolladora, no invade nuestra libertad, no nos anula como personas. Por el contrario, Dios se revela de una forma tan sencilla que puede llegar incluso a pasar desapercibido. Lo mismo que en la Navidad lo contemplábamos en aquel niño frágil, indefenso, impotente y totalmente dependiente de nuestros cuidados –como todos los niños–, ahora es un hombre más que va por los caminos, que se acerca a aquellos con los que se encuentra, que les invita a cambiar de vida porque el reino de Dios está cerca, que les hace sentir en su trato y en su cariño la fuerza del amor de Dios. No tiene escolta, ni grandes altavoces. No congrega a multitudes ni tiene ningún poder. Es un hombre más. 

 

La seducción de la cercanía 

      Pero los que se encuentran con él y, ante él, abren los ojos y el corazón, sienten que hay algo diferente en ese hombre. No son muchos. Tienen nombre y apellidos. Son gente sencilla –pescadores sin estudios–. Pero su presencia tiene ese algo que hace que las personas tomen decisiones radicales y aparentemente irracionales. A la propuesta de Jesús de que le siguieran para ser “pescadores de hombres,” ellos “inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.” ¡Algo tenía que tener aquel hombre capaz de seducir con unas pocas palabras! ¡Algo se tenía que ver en él! Porque es casi seguro que aquellos pescadores no entendieron mucho ni lo que les decía ni lo que significaba su decisión de seguirle. 

      Así, de una forma humilde y sencilla, comienza el ministerio de Jesús. Así, de esa manera tan cercana, lejos del poder y la grandilocuencia a la que nos tienen acostumbrados los poderosos de este mundo, Dios se hace presente entre nosotros, camina con nosotros “curando las enfermedades y dolencias del pueblo” y nos invita a vivir en su reino. 

      Hoy somos nosotros sus testigos en este mundo, allá donde cada uno vive. La mejor pastoral será la que imite el estilo de Jesús, su sencillez y su cercanía. No hacen falta grandes programaciones ni alharacas. Tampoco es necesario andar contando y recontando los resultados. A Jesús eso no le importó. Le bastó con anunciar el reino y llegar al corazón de las personas con las que se encontró. Y dejar en ellas la huella del amor y la misericordia de Dios. 

Comentarios
maroinf maroinf
el 17/1/11
me encanta esta reflexión que nos invita a ser imitar y seguir a jesús en su sencillez, humildad, amor y servicio. Esto es lo que cuenta y debemos anunciar a ese Jesús con nuestra vida.
Me gusta 0
normavargas normavargas
el 17/1/11
gracias por recordarnos de la humildad y servicio de nuestro jesus y que para alcanzar una vida de paz y amor tenemos que tener una verdadera conversion
Me gusta 0
yeisyd yeisyd
el 18/1/11
En un pasaje tan aparentemente sencillo, la reflexión que encuentro aquí es profunda y maravillosa, nos hace ver ese Jesús, amoroso, sencillo y humilde,
Me gusta 0
ELISITA ELISITA
el 19/1/11
Decir a mi Dios que sin no somos nada. Y pedirle que cada nos preste su corazon para sentir con su corazon y no con el nuestro.
Me gusta 0
Blanca... Blanca...
el 20/1/11
Muchas veces me pregunto por qué sigo a Jesús? Son muchos años y siempre cuando mi fe no respodía a mi compromiso como cristiana, surgía algun movimiento de la Iglesia, que me inyectava ilusión, retomando mi proyecto con más fuerza. Es que Él me "toca"así bajito, o fuerte, según necesite, para seguir en su camino, con autenticidad.
Según va pasando el tiempo veo que esta es mi prioridad y no tengo que darle vueltas al asunto. ¡Qué suerte!...
Me gusta 0
Milu.... Milu....
el 21/1/11
Gracias por sus reflexiones, es importante meditar cada día lo que nuestro Señor nos quiere decir
Me gusta 0
rosita27 rosita27
el 22/1/11
La humildad con la que Jesùs se presenta , y su amor que nos invita a seguirle dejando atraz las tinieblas del miedo a dar testimonio del reino de Dios, que nos da la esperanza y nos invita a que con humildad nos dejemos iluminar y guiar por su amor y paz. Gracias Dios lo siga iluminando y bendiga su ministerio sacerdotal .
Me gusta 0
valentin valentin
el 22/1/11
gracias por esta reflexion los felicito pues yo me alimento y comparto con la comunidad a la que asistimos y gracias por los comentarios tan acertados creo que dios nos toca atodos Dios los Bendiga a quienes comentaron y en especial a Ciudad Redonda
Me gusta 0
jomaca jomaca
el 22/1/11
Qué bello! Estamos hartos del dios omnipotente y sempiterno que ya no nos dice nada, aunque lo sea. Convirtámonos al Dios sencillo y misericodioso. Este sí que nos es cercano y nos seduce.
Me gusta 0
oddfelito oddfelito
el 22/1/11
Que bueno! leer este, su humilde comentario Padre. De todos los comentarios aprendemos algo, pero sobre todo, creo que es la palabra la que nos alimenta a todos. Me gusta la expresion,''la presencia de Jesus se parece a la del pavilo vacilante que la la del gran foco deslumbra''. Linda homilia!
Me gusta 0
luis angel luis angel
el 22/1/11
una mision una lluz y un camino a seguir, para ser un buen discipulo, con palabras sencillas com mucho amor no basta con escucharle sino llevarlo a la vida.
Me gusta 0
pinzon pinzon
el 22/1/11
sé que esto me va a ayudar para mi vida y para poder predicarles a mis hermsno. Dios bendiga sus vidas y el Espiritu Santo ilumine sus mentes, la relina del cielo os acompañe.
Me gusta 0
DISCIPULA DISCIPULA
el 23/1/11
Evangelizar es una de las tareas que mas debemos practicar. Ser un apostol nos abre la mente a conocer mejor a a los discipulos como cuantas cosas buenas y malas pasaron durante la evangelizacion. Yo fue llamada al servicio del Senor atraves de un apostol del Senor que me hizo saber que yo no estaba sola que Dios estaba siempre conmigo, que el me amaba incondicionalmente tanto es asi que ahora digo:
Senor, saname cada dia
tu sabes que te necesito
inutil seria caminar sin ti !!
que seria de mi?
unicamente hubiera dolor,
inocente nina iria sin rumbo equivocados caminos cojeria
razones suficientes tendria para llorar
equivocados razones para sequir en la obscuridad.
Saname entonces mi Senor
abrigame con tu amor
no apartes de mi tu mirada
ya presurate a escuch » ver comentario
Me gusta 0
José José
el 23/1/11
esta muy bonito el comentario, pero yo realmente pienso que si Jesus fuese un hombre mas, un sin ningun poder, yo no fuera discipulo suyo, Jesús seria un maestro mas como muchos, y nos olvidamos que lo quiere presentar el Evangelio de Mateo es a Jesús, el Mesias, el Hijo de Dios, el que tenia que venir al mundo.
Me gusta 0
Armando Armando
el 23/1/11
Jesús es maravilloso y poder compartir nuestras vivencias es un regalo, gracias a todos
Me gusta 0
TOTO1961 TOTO1961
el 23/1/11
Espectacular la liturgia del dia de hoy, lo que vivimos actualmente y la gran diferencia entre los seres humanos desafortunadamente esta dado en el poseer y hemos dejado de lado los verdaderos VALORES que nos acercan y nos unen como hermanos, la humildad nos ayuda a cerrar esa inmensa brecha que nos separa e impide a vivir como verdaderos hijos de DIOS.
Me gusta 0
Elizabeth Elizabeth
el 23/1/11
Deseo compartir que Jesús vino a este mundo para anunciar el reino a todos y todas y ahora las diversas religiones excluyen y discriminan olvidando ser misericordiosos.
Me gusta 0
pedro fajardo pedro fajardo
el 23/1/11
La sencillez de Jesús en su comienzo es algo que nos debe mover a mirar mas de cerca ese trazado que a veces se desdibuja por la parafernalia de grandes ceremoniales de grandes luces,mucho humo de incienso( "me fastidia el humo de tus sacrificios..."),y otra serie de "lujos".Como dice el referanero popular ,refireindose a la gallina,"Tanta alarhaca por eso ...un huevo!"
A mi siempre me sorprende y admira las celebraciones de la comunidad claretiana a la que pertenezo(en el piso,en mesa cualquiera ,en una enramada ,etc,por hombres en sandalias,con camisetas ,sencillos mas que comunes).
Solo puedo agregar que pensemos en este comienzo y simplemente reflexionemos.
Me gusta 0
el grande el grande
el 26/1/11
que bonito EVANGELIO CUANTAS COSAS NAS ENSENA EN TAN POCAS PALABRAS POR ALGO "JESUS" ES EL MAESTRO
Me gusta 0
ADONAY ADONAY
el 28/1/11
Definitivamente Jesus da en el clavo, predico la humildad, la sencillez y el amor. Pero que ironia aun asi no lo pudieron entender, salvo aquellos humildes de corazon. Esa es nuestra enseñanza poder ver en el pobrecillo, en el doliente y abandonado el rostro de Jesus. Por su misericordia somos salvos
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.