Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suarez, cmf

 

Queridos amigos y amigas:

la Palabra de hoy nos presenta lo que podríamos llamar un “personaje secundario” de los Evangelios, que sin embargo puede ser un icono de una vida lograda. Se trata del anciano Simeón.

Simeón era un “hombre justo y piadoso”. Desde ese dato podemos imaginar que, como tantos hombres y mujeres de aquél tiempo –y de todos los tiempos-, había vivido una vida más o menos sencilla, con sus luces y sombras, con sus certezas y dudas, en acogida de Dios y en servicio humilde hacia los demás. “Una buena persona”, “un hombre de Dios”, podrían comentar de él sus vecinos. Seguro que algunos simpatizaban más con él que otros, que ya se sabe que siempre pasa. Pero no tenía grandes enemigos declarados. Porque en su corazón había siempre un lugar para el perdón y la reconciliación. Quizá porque él también necesitó ser reconciliado y perdonado en más de una ocasión. Y era de los que, en medio de la confusión del mundo -en su época y en todas las épocas- no había perdido la esperanza. Y “aguardaba el consuelo de Israel”. Con una profunda confianza en el Dios en cuyas manos vivimos, nos movemos y existimos. Este es Simeón. Con toda su historia. “El Espíritu Santo moraba en él”.

Este es quien, en el relato de Lucas, toma al niño en brazos y bendice a Dios. Sus palabras son toda una muestra de confianza y de lucidez. Le dice a Dios que ya, cuando quiera, entiende que su vida ha llegado a su meta, porque se ha encontrado con el Dios-con-nosotros. Y a la vez que dice eso, anuncia ese futuro nuevo: ha llegado la “luz para alumbrar a las naciones”… y orienta a María con unas palabras que quieren fortalecerla para lo que pueda venir.

Simeón personifica la historia de Israel. Con todas sus historias, ahí está un pequeño resto manteniendo la confianza en el futuro nuevo que Dios les había prometido. 

Simeón personifica la historia de cualquier persona. En búsqueda, con posibilidad de acoger al Dios-con-nosotros y de anunciar la novedad de su Reino.

Necesitamos más ancianos como Simeón. También jóvenes y personas de mediana edad. Que desde la experiencia de una vida vivida en confianza, no busquen aferrarse a nada, sino transmitir esa confianza a los que vienen por detrás. Tú también puedes ser Simeón.

Vuestro hermano en la fe:

Luis Manuel Suárez, cmf (luismanuel@claretianos.es)

Comentarios

Deja tu mensaje:

emilio
emilio

el 29/12/10
Me gusta la sencillez del comentario y la profundidad que se vislumbra en -el humilde cumplimiento de cada dia
Me gusta 0
vicente condori
vicente condori

el 29/12/10
Estar en Cristo es estar con Luz, porque Jesús es la luz que alumbra a las naciones. Quien ama a su hermano permanece en la luz. Reconocer a Jesús como nuestro salvador y luz que guía nuestro camino entre las tinieblas nos da la garantía de permanecer y hacer la voluntad de Dios.
Me gusta 0
SantiagoGCSSR
SantiagoGCSSR

el 29/12/10
Me encanta la invitación de ser Simeon para nuestro mundo de hoy. ¡Gracias por el "insight"! Nunca lo pensé antes. Profundo, un desafío, y esperanzador.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.