Comentario al Evangelio del

Pedro Barranco

Queridos amigos y amigas:

Es relativamente fácil juzgar de lo que está bien y mal hacer cuando el caso que valoramos es ajeno a nosotros. En ese caso , solemos aplicar con rigidez los principios morales, no tenemos dudas y la solución final está de acuerdo con las mejores tradiciones de exigencia y radicalidad. Terminamos muchas diciendo algo así como “Hay cosas que no se pueden consentir”.

Pero otro gallo canta cuando el caso que valoramos nos afecta personalmente. En ese caso nos asaltan las dudas con más facilidad, no tenemos tan claros los principios morales y nos cuesta dar una respuesta final que esté en consonancia las tradiciones. Tendemos a pensar que hay que ser más flexibles y que “con tal de que no se sepa...”.

Así les pasaba a los fariseos. Critican duramente a Jesús cuando cura al enfermo. Pero se callan cuando Jesús se vuelve a ellos con rabia y les pregunta si no harían lo posible por salvar de la muerte al burro o al buey.

Conclusión: Jesús siempre se inclina por el lado de la misericordia, de la salvación del débil. Los principios y normas morales son secundarios para él frente al sufrimiento de la persona, de cualquier persona. Diría que para el cristiano es mejor equivocarse por pasarse de misericordioso y compasivo que por quedarse corto. Esa, al menos, es la opción que toma Jesús y la que, digo yo, deberíamos tomar nosotros.

Un abrazo en el Señor resucitado.

Pedro Barranco

Comentarios
Pbro. Ferney Pbro. Ferney
el 29/10/10
Ésta es mi convicción, dice San Pablo: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena la llevará adelante hasta el día de Cristo Jesús. Tal como Él mismo lo hacía, que incluso defendía al debil, de quien se creía fuerte, y aprovechaba toda ocasión para hacer el bien e invitaba a los que le rodeaban discípulos y contradictores a no justificar las omisiones, por el contrario, todo es ocasión para hacer el bien y alabar a Dios. Y todas las buenas obras Dios Padre las lleva a feliz termino.
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 29/10/10
¿Se puede curar en sábado o no? es la pregunta que lanza Jesús a los fariseos que no entienden o no quieren entender el verdadero sentido de nuestra fe: la caridad. Lo que movía al Señor para curar sin mirar a quién era su infinito amor y compasión por los que más sufren. Lo que movía a San Pablo para predicar incansablemente era el AMOR DE DIOS. Pidamos, como Pablo, que Dios acreciente el amor en nuestros corazones para darlo a los demás.
Me gusta 0
raymundo raymundo
el 29/10/10
el evangelio de hoy,nos debe cuestionar a todos,asta donde es el amor de dios en nosotros,cuantos fariseos ay todavia en nuestras comunidades,le dan mas importancia al cumplir y no miran a sus hnos nesecitados. Pidamos al señor tener un corazon lleno amor como el de el. AMEN
Me gusta 0
Darinel Darinel
el 30/10/10
En este evangelio Jesús exalta la`Dignidad Humana por encima de toda situación, manifestando su misericordia ante este enfermo que experimentaba el dolor de la enfermedad humana. imetemos a Jesús. amen
Me gusta 0
saqefsx saqefsx
el 30/10/10
Esta semana tenemos dos días de fiesta, un "puentazo"... què haremos? planificar, disfrutar, irnos al campo.... Y los cristianos qúe haremos?. Descansar también de nuestros compromisos con nuestros hermanos? Tal vez el problema no sea que no se pueda curar en sábado sino que no queremos curar en sábado. ¿El sábado es para Dios o es para mí?
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.