Comentario al Evangelio del

ciudadredonda

 

¿Quién no ha oído esa frase que dice: “tiene más paciencia que el santo Job”, aunque la paciencia no sea la virtud más destacada de Job. Es la historia de un hombre justo profundamente probado y en el que fácilmente podemos vernos reflejados en mayor o menos medida cuando el sufrimiento atraviesa por nuestra historia personal, o en la vida de tantas personas que sufren “injustamente” por diferentes motivos. El sufrimiento del inocente sigue siendo una de las grandes preguntas que tanto creyentes como no creyentes nos hacemos. 

Job era una persona que gozaba de la bendición de Dios, pero de repente empieza experimentar una cadena de penalidades: le roban el ganado, mueren sus pastores, apuñalan a sus camellos, y un huracán mata a todos sus hijos en hijas. La respuesta de Job es , en un primer momento, de una profunda fe y confianza en Dios: “El señor me lo dio, el Señor me lo quitó… alabado sea el nombre del Señor”. Pero esto sólo es el comienzo de la historia. Las desgracias seguirán subiendo de tono, hasta el punto de que Job llega a maldecir el día de su nacimiento,deseando la muerte para hacer que el sufrimiento concluya definitivamente.  

¿Tiene sentido la vida de un hombre zarandeado por la desgracia? La respuesta a esta inquietud la dará Jesús, aquel que abre la vida humana a la resurrección. El dolor y la muerte son vencidos por la fidelidad del Hijo a la voluntad del Padre. La respuesta de Dios al dolor es la solidaridad y la esperanza de que la vida humana es mucho más que eso, que estamos llamados a la Vida en plenitud desde la resurrección.

Pero la acogida de la vida que nos trae Jesucristo, sólo puede acogerse desde la libertad. Dios respeta nuestra libertad, tal y como nos muestra Jesús en el evangelio de hoy. No quiere imponersenos. Nos llama pero desde la libertad de la respuesta.

Comentarios
vicente condori vicente condori
el 28/9/10
Cuando el dolor y el sufrimiento es tan grande a veces nos hace dudar de nuestra fe; algunas veces, como Job que parecía un hombre muy fuerte en la fe, nos sentimois abandonados hasta maldecir el dia que nacimos. No somos infalibles, tenemos nuestros momentos difíciles pero también tenemos a Cristo que nos fortalece sólo debemos llamarlo para que venga a nuestro corazón.
Me gusta 0
luis Alberto luis Alberto
el 28/9/10
solo a la luz de Cristo, podemos darle sentido al dolor y al sufrimiento.
Me gusta 0
Eduardo Eduardo
el 29/9/10
EN GENARL TODOS SOMOS PROBADOS POR EL AMOR DE DIOS: UNOS DE UNA MANERA Y OTROS DE OTRA, QUIERO DECIR: UNOS MAS OTROS MENO. PERO LLEGARA ESA LUZ QUE ES CRISTO..LA PRUEBA LA TENEMOS A LA VISTA. LA RESURRECCION DE CRISTO.
Me gusta 0
mario serra mario serra
el 29/9/10
porque job maldice el día de su nacimiento, no entiendo el ladoposiditivo de esto?
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.