Comentario al Evangelio del

CiudadRedonda

Confundidos por algunos discursos alarmistas que anunciaban el final de la Historia y la venida del Señor, algunos discípulos de Tesalónica se habían dejado llevar por el derrotismo de la inminencia y pretendían evadirse de sus responsabilidades cotidianas dejando de trabajar.

También, a veces, nosotros confundimos la esperanza cristiana. Nos contagiamos de pasividad, nos creemos que no merece la pena el esfuerzo, nos convencemos de que todo está muy mal y de que no podemos hacer nada, no somos salvadores de nadie. Nos olvidamos que la esperanza, rasgo distintivo de nuestro seguimiento, construye en la historia y la historia necesita de nuestro trabajo y voluntad, de nuestro dinamismo y vitalidad, de nuestra confianza y creatividad, de nuestra pasión por Cristo y por la humanidad.

Nuestro mundo tiene muchas bondades y junto a ellas conviven también otras tantas situaciones límite. Soledad, tristeza, corrupción, abandonos, violencia de género, guerras, familias rotas, pobrezas, incendios, marginación, terrorismo, inmigración, fundamentalismos... ¿qué podemos hacer?. Esperar... anticipando la vuelta del Señor, haciendo realidad el proyecto del evangelio. Invitación a asumir nuestra responsabilidad, llamada al compromiso solidario, a la implicación compasiva de por vida. Creernos que tal vez “un grano no haga granero pero ayuda al compañero”.
Llamada a no ser carga para nadie sino parte de un todo, realidad de la comunión de vida, gozo de la fraternidad universal. Y la invitación aún puede ser más osada: no sólo no ser carga sino aliviar cargas, empeñar la vida en aligerar el peso de otros, erigir su dignidad, dignificar su humanidad. Sencillear y simplificar procesos. Sostener vidas. Consolar tristezas. Alimentar esperanzas. Acompañar soledades. Acariciar heridas. Ahuyentar miedos. Cubrir necesidades. Acoger lo extraño y vulnerable. Amar inclusivamente, desde la entraña, creyendo y creando.

Comentarios

Deja tu mensaje:

vicente condori
vicente condori

el 25/8/10
¡ay de vosotros hipócritas¡ palabras muy duras pero de mucha actualidad. En esta sociedad donde reina la mentira sobre la verdad, el relajo moral sobre la decencia, ... Nos debe hacer reflexionar sobre nuestra propia conducta de Cristianos auténticos. ¿Somos una ayuda a Jesus o somos una carga más?.
Me gusta 0
Emilio
Emilio

el 25/8/10
Me ha enriquecido ,porque en su ultimo parrafo me ha recordado todo lo que se puede hacer para ser feliz apoyando al projimo.
Me gusta 0
soniamoreno
soniamoreno

el 25/8/10
la finalidad de mateo es alertar o invitar a descubrir el escriba o fariseo que llevamos dentro, el afan de aparecer pasa en nosotros mas de lo que pensamos
Me gusta 0
viviana c
viviana c

el 25/8/10
me encanto el comentario es la realidad de lo que nesecita este mundo para se mas humano muy bueno los felecito
Me gusta 0
rosita27
rosita27

el 26/8/10
Hay que vivir con ànimo alegre,confiando en el Señor, cuando tenemos desanimo, angustia ,tristeza siempre hay alguien que nos ayuda a seguir confiando en Dios ntro. Padre misericordioso dejandonos amar cumpliendo la palabra de Cristo en su plenitud. Dios los bendiga
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.