Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Hablar en parábolas nos puede parecer que es hablar oscuramente, de una forma no inteligible. Diríamos que Jesús quería que la gente no le entendiese. Se trata precisamente de lo contrario. Hablando en parábolas Jesús lanzaba su mensaje con toda la libertad del mundo. Las parábolas son como cuentos o pequeñas historias que admiten muchas lecturas. De alguna manera, depende del oyente la interpretación. Sólo en unas pocas ocasiones Jesús ofreció, y sólo a sus discípulos, la interpretación de sus parábolas. 

      Los oyentes de Jesús estaban familiarizados con ese lenguaje. Sabían lo que Jesús quería decir con el “reino de los cielos”. Conocían perfectamente la forma de trabajar de los pescadores. Nada de grandes barcos, redes de arrastre, radares ni cosas por el estilo. La red se echaba mar adentro y luego se arrastraba hacia la orilla por el sencillo procedimiento de tirar de ella con unos cabos. Los peces vienen mezclados. El siguiente trabajo es seleccionar los peces. La red ha recogido de todo. Hay peces que no son buenos para comer. No todos tienen el mismo precio. Unos tienen que ir a unas cestas, otros a otras, otros hay que devolverlos a la mar porque no se pueden comer o porque son demasiado pequeños y hay que dejarlos crecer. 

      Los oyentes de Jesús también conocían a los buenos escribas que del arca de su sabiduría iban sacando lo nuevo y lo antiguo para ayudar a los que les pedían consejo y guiarlos por el buen camino. 

      Jesús es el buen escriba que nos quiere ofrecer el consejo que nos da la vida. Para ello saca del arca de la sabiduría lo necesario. Su objetivo principal es que vivamos como hijos del Padre, libres y responsables. Se nos ha dado el tiempo de la vida para crecer. Si no hemos crecido, nos devolverán a la mar. Nos dan un tiempo más. Si estamos en sazón, entonces se verá lo que hemos hecho de nuestra vida, lo que hemos hecho con nuestra libertad. Porque la libertad se regala, sí. Pero no hay que olvidar que se conjuga con responsabilidad.

Comentarios
HIJA DE DIOS HIJA DE DIOS
el 29/7/10
Cree Vd. Sr. Fernando que cuanto nos ocurre en la vida depende de nosotros y de nuestra libertad?
Un creyente diria que todo depende de Dios con nosotros...y no olvidemos que el trabajo es suyo...por eso lo mejor es no entorpecer en su obra...buscando lo malo, sino ayudando en lo malo del otro...porque el Dios en el que creo, no tira a nadie al horno encendido...porque el Evangelio dice...quiero que se conviertan y vivan...
No ahoguemos a nadie con nuestras faltas de caridad...sino ayudemos todos a agradecer en primer lugar, cuanto bueno hay en cada uno que acoge el Amor de Dios...y a que todo lo contrario se extinga sin hacer daño a nadie...no hagamos sin saber...no digamos sin saber...desde el corazon...siempre hagamos y digamos, sabiendo casi todo si se puede, de cada uno, antes de d » ver comentario
Me gusta 0
veronica veronica
el 29/7/10
verdaderamente Jesús es Maestro de los Maestros, cuando enseñaba hablaba en lenguaje sencillo, ponía ejemplos del quehacer de las personas en ese tiempo, hablando del reino de los cielos, en esta parabola nos explica como Dios nos está dando oportunidad para que nos convirtamos y que deja que los peces malos y buenos estén juntos, pero también da una advertencia, que cuando se acabe la oportunidad para el cambio vendrá el fin de los tiempos, mandará a sus angeles a separar los buenos de los malos, y éstos últimos serán hechados al horno. Doy gracias a Dios por este día más que me está regalando en el que puedo enmendar mis errores, estoy trabajando en llevarme mejor con mi mamà y le pido a Dios que me la preste otros años más para poder ayudarle como ella se merece y que n » ver comentario
Me gusta 0
pedro martir pedro martir
el 29/7/10
me gustan estas reflexiones del evangelio porque son muy sencillas de entenderlas y son una motivacion para vivir de una mejor manera el evangelio de jesucristo.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.