Comentario al Evangelio del

Salvador León, cmf.

JESÚS ESTÁ EN OTRA ONDA,DA QUE HABLAR

Todos somos portadores de íntimas convicciones que confesamos públicamente en situaciones extraordinarias. Jesús se declara: “estos son mi madre y mis hermanos”. De nuevo saltó la sorpresa, la realidad expansiva y difusiva de la nueva familia del Reino.

La familia del Padre del cielo no tiene fronteras ni límites, va más allá de los vínculos de la carne y de la sangre. Esto sólo lo podemos intuir si estamos en la “onda” de Jesús, si somos de Él, si Él nos revela los secretos del Padre y nos hace “entrar” en el Misterio de toda su vida.

Aquí arranca el camino del discipulado de María siguiendo a Jesús. Ella sabía que no era el centro pero que su vida si estaba íntimamente unida al Centro que la atraía desde Belén hasta el Calvario. Asumió la invitación de su Hijo y se “puso en camino” para recorrer la aventura de la fe de principio a fin.

Sólo en el seguimiento de Jesús nos adherimos, como María, realmente a Él.

Comentarios

Deja tu mensaje:

marco a

marco a


el 20/7/10
Gracias por dejarnos el mensaje de como debemos practicar nuestra fe y en especial con nuestra Madre del Cielo.
Me gusta 0
Pedro Andres

Pedro Andres


el 20/7/10
gracias por esas palabras tan edificantes para nuestro discipulado, Dios nos acompañe a todos
Me gusta 0
F.Nikolaus, msf

F.Nikolaus, msf


el 20/7/10
una buena reflexion, cortita y profunda. gracias
Me gusta 0
Cugj. Cali +

Cugj. Cali +


el 20/7/10
Comprendo que no basta haber sido injertado en la vid verdadera por el Sacramento del Bautismo. Es necesario producir los frutos y esto será posible si permanecemos en ella y una manera de hacerlo es hacer realidad lo que san Juan enseña: <>, 15, 10. Hacer la voluntad del Padre es querer permanecer en su amor. María nuestra Madre amó mucho como su Hijo por eso hocieron la voluntad del Padre. El que hace la voluntad del Padre manifiesta que le ama. Gracias.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.