Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

Mensajeros de la paz

 

      ¿Sabían que los cascos azules de la ONU están presentes en Haití, Liberia, Costa de Marfil, Darfur, República Democrática del Congo, Sudán, Chad, República Centroafricana, Sahara Occidental, Kosovo, Chipre, Líbano, Palestina, Siria, Afganistán, India, Pakistán, y Timor? Los cascos azules son fuerzas militares provenientes de los ejércitos nacionales de los países miembros de la ONU que trabajan para restablecer la paz en zonas de conflicto. El color azul de sus cascos así como de sus vehículos es ya conocido internacionalmente. Sus misiones de paz no son la panacea, no resuelven todos los problemas. Sus mismas tropas son a veces causa de mayores conflictos. Pero lo fundamental sigue estando ahí: son misiones internacionales de paz, dirigidas por la Organización de Naciones Unidas. Es prácticamente la primera vez en la historia que las naciones acuerdan utilizar sus ejércitos para misiones que van más allá de la defensa de sus fronteras o de la guerra preventiva ante enemigos reales o imaginarios. ¿No es ésta una buena noticia?

      Pues algo así es lo que nos dice el Evangelio de hoy. Jesús quiere anunciar el reino de Dios. Y eso se concreta en un anuncio sencillo: el anuncio de la paz. Los discípulos de Jesús son enviados a anunciar el Reino, son enviados a anunciar la paz. En la práctica es lo mismo una cosa que otra. Porque la verdadera paz no es sólo la ausencia de guerra sino la justicia y la fraternidad vividas y experimentadas. Y la justicia y la fraternidad tienen mucho que ver con el Reino de Dios. 

 

Anunciar la paz, anunciar el Reino

      Hay en el Evangelio prácticamente un paralelo entre la primera parte donde Jesús les pide a los discípulos que anuncien la paz y la segunda en que se habla del Reino de Dios. En la primera parte se dice que deben desear la paz y que si los de la casa no la reciben, la paz volverá a los discípulos. En la segunda se habla de la cercanía del Reino. Si nadie acoge el mensaje, los discípulos se deberán ir a otro lugar pero recordándoles a sus oyentes que el Reino está cerca. 

      La paz y el Reino se anuncian de la misma manera: en sencillez, en simplicidad (como ovejas en medio de lobos), en pobreza de medios (ni talega, ni alforja, ni sandalias). Sólo hay que llevar las manos abiertas y regalar el mensaje, compartiendo lo que se tiene: el cansancio, la vida, la comida, la esperanza, el amor... Y entonces “vuestros huesos florecerán como un prado”, como dice la primera lectura del profeta Isaías. Entonces descubriremos que hacer de este mundo un lugar mejor para vivir –sin marginaciones de ningún tipo, sin excluir a nadie, sin odio, sin violencia– no es tan difícil. Basta con salir de la coraza defensiva de que nos solemos cubrir y abrir la mano al hermano. A partir de ahí la paz y el Reino se harán presentes en nuestras vidas. Y brotará la alabanza al Dios de la paz y de la vida. 

 

Testigos de Jesús

      Un pequeño detalle: anunciar la paz y el Reino tiene poco que ver con anunciarnos a nosotros mismos. No se trata de ser nosotros el mensaje sino los mensajeros. Es importante. Como dice Pablo en la segunda lectura, “Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de Jesucristo”. La verdadera paz nos viene regalada cuando abrimos nuestras manos al don de Dios. Cuando anunciamos a Jesús con nuestras obras y con nuestras palabras –siempre mejor más de lo primero que de lo segundo–, entonces se produce el milagro de la paz. Y el Reino se hace presente en nuestras vidas. Y se abre un resquicio para superar la violencia fratricida, esa amenaza de muerte permanente para la humanidad a lo largo de su historia. 

      Los cascos azules de la ONU no son exactamente mensajeros de la paz evangélica. No resuelven de verdad los conflictos. No restablecen la justicia. A veces, muchas veces, se limitan a interponerse entre los combatientes para evitar que se sigan matando. O simplemente cuentan y anotan en sus informes las violaciones al alto el fuego pero sin intervenir ni siquiera ante la muerte de inocentes. A veces son ellos mismos causa de mayores conflictos. 

      Podría seguir enumerando críticas a sus actuaciones. Pero si echamos una mirada a nuestra historia, los “cascos azules” son uno de los mayores pasos dados por la humanidad en el camino de la paz. Es la transformación de los ejércitos. Es hacer de las lanzas podaderas y de las espadas arados. Es un gran paso adelante en la dirección correcta. Es motivo para dar gracias a Dios. 

      Y para preguntarnos qué podemos hacer nosotros para ser mensajeros del anuncio evangélico de la paz y del Reino. 

Comentarios

Deja tu mensaje:

TERE G. CAO
TERE G. CAO

el 1/7/10
Tienes razón en anunciar a Jesús más con hechos que con palabras, la mayoría no se escucharían
Los cascos azules, mejor es eso que nada, es verdad y hay que reconocerles la valentía,en esos paises en guerras.
Saluudos
Me gusta 0
lorenzo
lorenzo

el 2/7/10
Necesitamos mucha paz, pero solo la obtendremos en la medida en dejemos a un lado la violencia.
Me gusta 2
Rafael
Rafael

el 3/7/10
Anuncio la Palabra a través de los medios de que dispongo. Lo hago todos los días en Twitter, Facebok y en mi Blog ( http://escritoseneltiempo.blogspot.com ) Actualmente, estudio Biblia, hago un curso; también, estoy haciendo un curso de pastoral en un Instituto de la Arquidiócesis de Maracaibo; escribo, leo,etc., y con mi vida y esos medios pido a todos seguir el Evangelio.
Me gusta 0
jose.mexico
jose.mexico

el 4/7/10
En medio de la tormenta "ALEX" con sus avalanchas de agua enfurecida, hemos asistido a una ORDENACIÓN SACERDOTAL! No es esto una buena noticia?
Bendito sea Dios que nos muestra su poder.... en la fragilidad humana. Esto para mis fieles ha sido una experiencia del surgimiento del Reino entre nosotros...
MUCHAS GRACIAS POR SU APORTACIÓN A LA DIFUSIÓN DEL REINO DE JESUS.
Me gusta 0
matias
matias

el 4/7/10
pienso que para que no haya violencia tenemos que empezar a amar a nuestros hermanos
Me gusta 1
Ricardo
Ricardo

el 4/7/10
Excelente reconocimiento a los soldados y civiles que sirven a las paz del mundo, en el marco de la ONU. Me parece además, que todos nosotros debemos y podemos ser agentes de paz, partiendo por nuestro entorno inmediato: nuestra familia, mis vecinos, mis compañeros de trabajo, quien nos ayuda en las tareas domésticas, en fin. No sólo quien ejerce roles de influencia dentro de la sociedad. La suma de todos, debiera dar como resultado un mundo mejor.
Me gusta 0
Fernando
Fernando

el 4/7/10
Hay lobos vestidos con piel de oveja. Nada ni nadie por muy buenas intenciones que tenga a favor de la paz debería justificar acciones que en nombre de Dios y de la paz han enlutado a miles de familias por ejemplo en Irak o a cientos de ellas en Panamá. Yo sólo creo en los soldados de Cristo cuyo escudo es la Palabra de Dios y hablan en nombre de él y no en nombre de un gobierno. Creo en los que predican la Palabra de Dios y no los que defienden artículos de una Constitución Política
Me gusta 1
maria ines
maria ines

el 4/7/10
en la homilia de hoy comentaba el sacerdote que todos deberiamos de formar equipo para poder construir la paz. y ciertamente cuando cada uno de nosotros caminemos de dos en dos lo podremos lograr se imagen y semejanza de jesus ciertamente ahi en tu trabajo , hogar escuela. etc con tu ejemplo ayuda a cambiar el mundo se que lo lograremos. empecemos hoy si yo te invito. Dios lo es todo recuerdalo siempre y haz el bien hoy que puedes de verdad ( mi padre murio hace 15 dias y pido a todos su oracion por mi para que Dios me ayude a superarlo) gracias por su apoyo
Me gusta 0
Juan Pablo
Juan Pablo

el 11/7/10
Obvio que es muy importante dar a conocer a Jesús a personas que no lo conozcan. Dios en nuestra vida nos pone pruebas, las cuales existen, siendo de importancia. Cuanto mas nos acerquemos a la salida de cada prueba, obvio que mejor. Con ayuda de Jesús podemos superar las pruebas. Pues es muestra que se tiene Fe en Dios y confianza en nosotros mismos. Dios nos da los medios para salir adelante, es capaz de hacernos posible lo que creamos imposible, siempre y cuando se trate de cosas que tengan que ver con su Voluntad (tengan relación.....).

Quienes rechacen la "Buena Noticia" obvio que deben tomar en cuenta que Jesús se ofreció como víctima de sacrificio para librarles de la condenacion eterna. Deben arrepentirse de todo aquello que los aleje de Dios y ser constructores de la Paz » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.