Comentario al Evangelio del

Rosa Ruiz, rmi

    Ayer celebramos la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones, siempre a la luz del Buen Pastor. San Isidoro, a quien hoy celebra la iglesia, es un ejemplo de un buen pastor que sabe que el Pastor verdadero es Uno solo. Merece la pena releer el Oficio de Lectura de hoy. ¿Qué es ser Buen Pastor? ¿Quiénes están o estamos llamados a serlo? ¿Puede identificarse exclusivamente con una vocación o un único estado de vida? La tradición y la Palabra no parecen decir eso…

    El Evangelio de este día, recordando a San Isidoro (al que, por cierto, se propone como patrón de los internautas, especialmente por su obra “Etimologías”, una especie de “Google” en su tiempo), nos invita a ser los que ya somos: sal y luz. ¡Esto sí es toda una invitación vocacional! Más allá del estado de vida que has escogido, más allá de la misión que desempeñes en este momento, más allá de tus búsquedas y tus miedos (¡sí, también de tus miedos!)… Más allá está el don que todos hemos recibido y al que a todos se nos invita a responder: ser sal y luz. Una sal que sale, que no sea sosa y una luz que alumbre y no deslumbre o nos envuelva en tinieblas.

    Una invitación a dejar nuestras “soserías”, tibiezas vitales, aburrimientos cotidianos… ¡Qué tristeza encontrarte con cristianos y comunidades tediosas, impasibles, inmóviles, apáticas… ¡Esa serenidad no es santa! ¡es sosa!

    Y una invitación a dejar nuestros deslumbres para alumbrar allí donde estemos. ¡Qué tristeza encontrarte con cristianos y comunidades que viven para deslumbrar a otros, para “lanzar” la luz que recibimos de Dios como si fuera un hacha de guerra o un reproche continuo y permanente y no una ayuda! ¡Ese aparente ímpetu evangelizador y profético no es santo! ¡es soberbia, falta de amor al mundo y a los demás!

    Sé Tú, Señor, quien das sabor a todos mis platos y recetas… Sé tú, Señor, lámpara que alumbra mis pasos. Tú, el mejor remedio ante soserías y deslumbrones…

Vuestra hermana en la fe,
 Rosa Ruiz, misionera claretiana.
Comentarios

Deja tu mensaje:

Bulmaro
Bulmaro

el 25/4/10
«Mi alma tiene sed de ti Señor», en el antiguo testamento poco se habla del espíritu, porque solo se conocía el soplo de Dios que es el alma
Para Pedro nombrado por Jesús como Piedra de su Iglesia, era difícil de entender que la Alianza fuera también para incircuncisos
La alianza, singularidad del hombre con la circunsición, positivismo que generaba separación con el resto de las naciones
Ahora el Espiritu Santo revela que el plan de Dios no es exclusivo de un género, congregación, raza, pueblo o nación, sino abierto para todo aquel hombre o mujer que crea y quiera RENACER del Agua y del Espíritu
Jesús lo dijo antes y lo repite hoy « tengo otras ovejas que no son de este redil»
Ahora la Nueva Alianza no es por sangre del prepucio sino por Voluntad del Buen Pastor que » ver comentario
Me gusta 0
Lorena
Lorena

el 26/4/10
No importa lo que haya sido tu vida. Jesús como buen pastor estaba contigo conduciéndote hacia donde ahora estas. Con Maestro tan amable y divino que solo quiere tu bien, ha permitido que hayas sufrido tanto para llevarte al centro de tu vida. Tu centro es Él, no necesitas más. ahora has llegado al centro, al núcleo de tu vida. Desde ahí has de irradiar la luz que ilumina y no da pena. Jesús, el buen Pastor
ha estado esperándote desde siempre.Abrázate a sus pies y no permitas que te deje.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.