Comentario al Evangelio del

Luis Ángel de las Heras, cmf

 

Queridos amigos y amigas:

In suprémæ nocte cœnæ, recumbens cum frátribus, observáta lege plene, cibis in legálibus, cibum turbæ duodénæ se dat suis mánibus.

En la noche de la última cena, recostado a la mesa con los hermanos, después de observar plenamente la ley sobre la comida legal, se da con sus propias manos como alimento para los Doce.

Hoy es Jueves Santo. Jueves reluciente que, al atardecer, nos habla de la vida de Jesús, del sentido de su muerte y de su resurrección. Es el inicio de la Pascua. Es una invitación a pasar de la muerte a la vida, de la individualidad a la comunidad, del odio al amor, del egoísmo a la entrega, de ser servidos a servir... Jesús, recostado para cenar, deja esa postura de hombre libre, y se abaja para servir lavando los pies a sus discípulos. Así es la Pascua de Jesús, toda su vida. Ha llevado toda la ley a plenitud y la sobrepasa. Está perfectamente expresado en el lavatorio de los pies. Pero es una Pascua que todavía necesitamos conocer y practicar más los cristianos. Una Pascua que nos ha de llevar a lavar los pies a hombres y mujeres en situaciones desconocidas, en lugares insospechados. Donde el gesto pascual de Jesús nos lleve. Para ello, tenemos el privilegio de recordar esa tarde en el Cenáculo.

La densidad de la Última Cena de Jesús con sus discípulos es de una riqueza y una plenitud siempre por desentrañar. Por eso, necesitamos una mirada contemplativa sobre el acontecimiento. Una mirada serena, escrutadora, amplia, atenta... Sin prisas, sin agobios... Para leer entre líneas los diálogos. Para figurarnos lo que pensaba cada uno. Para imaginar los rostros, las posturas, los movimientos... Para irrumpir nosotros en medio y preguntar, asentir, amar, extrañarnos, comer... y dejar que se ilumine nuestro corazón por ese inmenso caudal de gracia. Para ir descubriendo el misterio de la entrega de Jesús en el pan y en el vino. Para entender mejor que Dios es amor hasta el extremo, hasta la demencia. Para compartir su mandato del amor. Para comprender que el misterio de Dios, revelado en Jesús, es lo que ha de llegar a ser nuestro querido mundo. Para creer en la alianza de Dios con el hombre. Para aprehender la Eucaristía como dinamismo de primicia cada vez. Para valorar, exigir y querer a quienes Él llama a ser dispensadores de sus misterios en el seno de la Iglesia, puentes entre dos orillas, servidores amantes hasta el límite, profetas fronterizos, liminales, sacerdotes de la humanidad redimida.

Al final de esta jornada, en una hora santa, o en un tiempo santo sin hora, bien nos podemos dejar tocar por este Dios, Jesús, el Cristo, que suda sangre y tiembla, pero da el paso firme de la salvación que nos libera, que nos transforma. Es jornada de conversión gozosa; la que mejor sabe.

Vuestro hermano,

Luis Ángel de las Heras, cmf 

Comentarios
marco marco
el 1/4/10
Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.
Jesús nos sigue amando a todos nosotros, y hasta el extremo por que instituyo la eucaristía para que siempre estemos con el.
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 1/4/10
Jesús hoy nos recuerda que el verdadero cristiano siempre debe estar al servicio de los demás; así como antes los judíos siempre agradecían a Dios por haberlos liberado con la cena pascual hoy el cordero pascual que se entrega por nosotros es nuestro Señor Jesucristo alimento espiritual para nuestras vidas.
Me gusta 0
Gustavo Egüez Gustavo Egüez
el 1/4/10
“Porque es la Pascua, el paso del Señor. Celebraréis la fiesta al Señor, ley perpetua para todas las generaciones” y el verdadero Cordero es Cristo Jesús. Da la vida por nosotros, pero nos deja la Eucaristía. Nos enseña la vocación de servicio y aunque en el mundo hay quienes nos traicionan, El Dios Grande y Misericordioso es un Dios fiel en el quien debemos confiar plenamente. Eucaristía (Común-Unión), Entrega Total, Servicio, Fe y encuentro con el Altísimo. Ah Señor mío, parece sencillo, pero no lo es, porque en esa ruta de entrega total está la Cruz. Sólo Tú con tu Divinidad lograste trasuntar la muerte para darnos la vida eterna. Alimenta Señor a tus sacerdotes y a tus fieles, Tú eres nuestra esperanza, queremos saciarnos de tu AMOR hasta desbordarlo a nuestros he » ver comentario
Me gusta 0
JAB - Panamá JAB - Panamá
el 1/4/10
Jesús es un ser de "palabra" y de "ejemplo". La humildad de Jesús es su grandeza. Al arodillarse para lavar los pies de sus discípulos Jesus se hace aún más grande y divino. Allí está el gran ejemplo de Jesús, la grandeza y la divinidad sólo se pueden alcanzar con la humildad y la entrega absoluta.
Me gusta 0
Augusta Augusta
el 1/4/10
Dios es amor, y hoy nos da el gran ejemplo de ese amor, el más grande amor al ser humano, sólo por ser humano, y él es Dios.
Me gusta 0
Bulmaro Bulmaro
el 1/4/10
Temporada memorable para judíos y cristianos los primeros conmemoran una celebración civil-religiosa liberación y éxodo, los segundos una liberación personal de nuestros muchos pecados desde que tenemos facultad de razonar
Se dificulta pensar que la muerte de un hombre sea capaz de transformar a la humanidad por accción de dos letras FE, pero si esto no es suficiente tenemos su Resurreción más difícil de Creer pero Real más alla de lo imaginable tenemos su Espíritu Santo que se hace presente por su Voluntad aunque tengamos cerrada la ventana de nuestro existir.
Y es El Santo Espíritu quien revela los sucesos de este día memorable
Ya no hay más sacrificios estériles por los pecados es el mismo Dios quien se ofrece para redimirnos de las inmudicias acumuladas desde el mome » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.