Comentario al Evangelio del

Luis Ángel de las Heras, cmf

 

Queridos amigos y amigas:

En la lectura del profeta Isaías, el siervo del Señor se presenta a sí mismo en contexto universal. El siervo escuchó en el vientre materno cómo el Señor pronunciaba su nombre. Oyó, después, que el Señor estaba orgulloso de él, como de su pueblo Israel. ¡Qué grata experiencia escuchar que  alguien está orgulloso de uno! ¡Qué gran regalo conocer que ese alguien es el mismo Dios!

¿Has experimentado alguna vez que Dios «está orgulloso» de ti, de tu grupo o comunidad, de tu parroquia, de tu familia religiosa, de tu Iglesia diocesana, de nuestra Iglesia Católica? Demasiadas veces nos fijamos en el mal, que no querríamos ver ni hacer, y podemos pensar que no cumplimos las expectativas de Dios, que «en vano y en nada me he cansado, en viento y en nada he gastado mis fuerzas»... Sin embargo, el Señor nos honra y es nuestra fuerza; hace del siervo luz de las naciones y, de cada uno de nosotros, espejo de esa luz.

Con el pasaje del evangelio de Juan nos damos cuenta de que en todo grupo humano puede haber lacras y fallos importantes. No hay que ocultarlos. Si hay una posibilidad de vencer el cáncer, sólo se logra diagnosticándolo a tiempo y comenzando un tratamiento. En los últimos tiempos, vivimos en la Iglesia un doloroso reconocimiento público de escándalos que muestran la debilidad humana de algunos de sus miembros, alejados de su ser y misión, enredados en oscuridades, aferrados al mal que hacen a otros y se infligen a sí mismos.

Habrá quien interprete estos hechos como una vía incontrolada de descrédito y destrucción para nuestra Iglesia Católica, y puede que haya quien lo desee. Pero Jesús no desvió los ojos del mal, lo señaló, lo desenmascaró y su proyecto se abrió paso con el triunfo diseñado por la voluntad del Padre.

Tampoco nos exaltemos nosotros, como Pedro, para contrarrestar el mal, o para creernos "buenos", libres de pecado. Porque todos somos de barro y, aunque no nos identifiquemos con Judas Iscariote, siempre podemos recorrer el camino de las lágrimas, después de cantar el gallo, cuando se nos haya deslizado alguna negación del Señor, casi sin darnos cuenta, como a Pedro.

Vuestro hermano,

Luis Ángel de las Heras, cmf 


Comentarios

Deja tu mensaje:

Ramon Emilio

Ramon Emilio


el 30/3/10
Primero presentaban unas homilias muy dicientes, que paso? ahora son vacías y con poco sentido trascendental... animo... no decaigan, siempre adelante...
Me gusta 0
Sally, R.D.

Sally, R.D.


el 30/3/10
Eres bienaventurado hermano Ramon Emilio, por tener esa SED de la palabra, felicidades! mas no es menos importante que el evangelio se haga realidad en nuestra cotidianidad, que el evangelio nos sirva como Luz, para iluminar tantas oscuridades a las que nos exponemos dia a dia, como individuos como iglesia y sociedad.
Creo que el evangelio nos llama a reflexionar sobre la Fidelidad, bienaventurados seremos si llegamos a comprender que no es por nuestras fuerzas por lo que podemos llegar a ser fieles a Dios y a sus mandamientos, sino por la gracia que el ha derramado por amor en nosostros, nos es por nuestra fortaleza, ni por nuestros meritos, es por la fortaleza de Cristo, por su Voluntad inquebrantable que se sobrepone a nuestra diaria debilidad ejemplificada en Pedro y Judas....
Grac » ver comentario
Me gusta 0
cris zapeta

cris zapeta


el 30/3/10
PIDAMOS AL SEÑOR FORTALEZA PARA ESTOS DIAS DE SEMANA SANTA PARA EVITAR LA TENTACION Y NO CAER EN PECADO CON NUESTRAS ACTITUDES COMO LO HIZO JUDAS Y POSTERIORMENTE PEDRO , SOLO NUESTRO SEÑOR ES NUESTRA LUZ Y SALVACION. COMPARTO LO QUE EXPRESA NUESTRO HERMANO RAMON ANTES LAS REFLEXIONES ERAN MAS PROFUNDAS. ANIMO Y SIGAN ADELANTE. DESDE GUATEMALA MUCHAS BENDICIONES.
Me gusta 0
Gustavo Egüez

Gustavo Egüez


el 30/3/10
“Estaba yo en el vientre, y el Señor me llamó; en las entrañas maternas, y pronunció mi nombre” “TÚ eres mi siervo, de quien estoy orgulloso” “te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra” Pareciera que el Padre del cielo le habla a Jesús y nos entrega el camino de la salvación. El camino no es fácil, es la vía de la cruz. Aquí debemos pensar casi como Pedro, pero no solamente pensarlo sino también hacerlo: ¿Estoy con Él? O ¿estoy contra Él? En cambio, Judas lo entrega, “Detrás del pan, entró en él Satanás” Porque Satanás se esconde incluso detrás del pan. A nombre del pan se hacen matanzas, por el pan se desatan revoluciones que siempre terminan en muerte. A nombre del pan para los pobres se sigue robando. A » ver comentario
Me gusta 0
Oscar Cruz

Oscar Cruz


el 30/3/10
Me encanta la frase "siempre podemos recorrer el camino de las lágrimas, después de cantar el gallo", nunca debemos exaltarnos o hacer promesas que no cumpliremos.
Me gusta 0
oscar cmf.

oscar cmf.


el 31/3/10
es hora que nos empapemos de lo real de las cosas y que de una vez por todas seamos verdaderos cristianos, derrotando por todos los medios posibles como claret y sus martires NO AL PECADO Y SU ESCLAVITUD SI A LA VERDAD Y A LA LIBERTADX
Me gusta 0
oscar cmf.

oscar cmf.


el 31/3/10
es hora que nos empapemos de lo real de las cosas y que de una vez por todas seamos verdaderos cristianos, derrotando por todos los medios posibles como claret y sus martires NO AL PECADO Y SU ESCLAVITUD SI A LA VERDAD Y A LA LIBERTADX
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.