icono estrella Nº de votos: 0

Ya es primavera

Francisco Carín García -
\'\'Aunque esto es una pequeña isla asentada en el trópico de Cáncer, la cercanía a la gran masa continental asiática nos concede el privilegio de contar con cuatro estaciones al año, eso sí, algo suaves. El invierno Taiwanés dura semanas y con una temperatura mínima absoluta de 6 grados no es todavía hay mucha nieve por caer y frío por torear. Los cerezos “sakura” japoneses ya están en flor. Las calles, parques y laderas se visten de rosa. El aire parece participar de este festival de vida y alegría y no parece tan contaminado como hace unas semanas, aunque sólo sea una ilusión. El cerezo está en flor, la vida empieza a desbordarse, todo brota, el invierno señuelo de muerte y esterilidad retrocede impotente ante tanta algarabía...y no es un sueño...y sucede cada año... ¿Es un casual azar el que nuestra Tierra tenga el eje inclinado y nos proporcione cuatro estaciones al año? Yo no lo creo. Dios debe estar detrás de todo esto. Quizás al inicio, cuando Dios creó todo y vio que era bueno, y creó al hombre y la mujer y siguió viendo que todo aquello era bueno, creó la Tierra sin inclinación axial, quizá el Edén no la necesitara... Pero todo lo bueno se acaba, dice la sabiduría popular y hasta en eso el Génesis es fiel y del Edén a la calle, mejor dicho, al mundo real sin jardines de diseño. \'\'Dios al cerrar el Edén, debió pasarse un tiempo pensando como dejar una pista en esta Tierra de su ser continuo sustento de la creación. En el Edén era su misma presencia y figura en los paseos al atardecer junto con Adán y Eva, a la hora de la fresca dice el Génesis, la que daba crédito a esta intima relación entre Creador y criatura. Esos paseos en terna entre Dios, Adán y Eva debieron dar mucho de sí. ¿De que hablarían criatura y creador? ¿Reveló Dios algunas instrucciones de uso secretas no estipuladas en el manual? ¿Reveló Dios sus más íntimos secretos, las cosas de casa entre Padre Hijo y Espíritu?... Quien sabe. Tras mucho pensar Dios encontró la solución. Un leve toque al eje terrestre y maravilla de maravillas... Ya es primavera. Las cuatro estaciones nos recuerdan de donde venimos y a dónde vamos. Nos recuerdan la vida que desborda imparable en primavera, el verano feraz, el otoño decadente y el invierno símbolo de muerte... y de nuevo la primavera. Paseando entre los cerezos pensaba en esto, y pensaba como el mundo vibra expectante y cada año se desgañita por gritar ¡viva la vida!, y se desvive por vivir. ¿Y nosotros? Unos pensando en reiniciar una central nuclear y dedicarse a la fabricación de nada inocentes misiles, los otros jugando al “tengo, tengo tengo, tú no tienes nada, tengo tres armas químicas en una cabaña...” y los últimos viendo como montar una guerra lo mejor posible para que el sufrimiento se lo lleven todo los otros (que no tienen culpa ninguna y bastante desgracia tienen ya con que Saddam sea su presidente)...y la gran mayoría pensado si mañana tendré algo para comer, si mañana mi hijo/a sobrevivirán al hambre o a la epidemia X de turno... Y la creación grita y grita y grita y dice “apuntaos a la Vida”, apuntaos al tren de la Esperanza, buscad y encontraréis, pedid y se os dará, llamad y se os abrirá... miraos en silencio a los ojos y descubriréis que sois hermanos/as no sólo entre vosotros sino de toda esta Tierra inclinada en su eje, de todo este universo contemplativo que os rodea y en el cual vivís, os movéis y existís.. ¿No veis que es primavera? ¿No veis que renace la esperanza?
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.