icono estrella Nº de votos: 0

Voy por el tercero

Bonifacio Fernandez -

“Voy por el tercer matrimonio” así se expresa un alto ejecutivo en una conversación a través de la radio. Al parecer se trata de un ejecutivo de éxito; que orienta a otros a tener más éxito profesional.

Sin juzgar las trayectorias personales, la pregunta surge como una exhalación: ¿a eso llaman éxito?  Es cierto que pueden haber pasado acontecimientos tristes con los dos anteriores cónyuges. Pero, ¿puede ser un hombre de éxito alguien que ha fracasado ya dos veces en dos proyectos matrimoniales? Cierto que tal vez no hubo tal proyecto de vida; tal vez no emergió la maravilla del enamoramiento mutuo, capaz de proyectar un sueño de unidad, de pertenencia, de crecer y envejecer juntos.

 Hay matrimonios de conveniencia; los hay por interés. Otros surgen por la necesidad de huir.

Si en todo matrimonio por amor surge la llamada a ser feliz, acompañando y ayudando de todo corazón a que otra persona lo sea, si el enamoramiento es un descentramiento de sí mismo para centrarse en la persona amada, el hecho de romper esa dinámica es un fracaso. Un gran fracaso. Afecta a lo mejor de cada ser humano que es su capacidad de amor y relación. Por eso deja huellas de dolor y marcas de desengaño en el alma de las personas.

Cuesta imaginarse lo contrario, que se rompa un gran amor sin dejar alguna ruina en los paisajes del alma. Significaría un grado alarmante de deshumanización. 

Desde una perspectiva humanista, resulta muy difícil creer en la calidad personal de un hombre o mujer de “éxito” en lo profesional, empresarial, político, literario, si ha dejado en el camino relaciones truncadas, matrimonios rotos. Podrá ser admirable como un gran Narciso; o tal vez un buen Prometeo. Pero no como ser humano cabal y maduro. La ruptura de un matrimonio es siempre un fracaso del amor. No es humanamente ejemplar.

Por más que se exhiba una y otra vez. Por más se convierta en noticia. Y llene mucho papel o mucha cámara en los espacios del “famoseo”.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : matrimonio, familia,
icono comentarios 8 comentarios

Comentarios

eleazar eleazar
el 13/5/14
Está claro que el cristiano no debería ser de este mundo, porque no debería tener los valores del mundo, es más, si lo razonas ves que no deberían ser razonables los valores del mundo, incluso chirrias por dentro, dentro de ti te dices que esos valores no son los tuyos, pero pensamos que es tan difícil no vivir con ellos que entregándonos desistimos de otros valores y otra vida
Me gusta 0
aoaoao aoaoao
el 14/5/14
"cuesta creer" en las personas cuando estamos llenos de prejuicios. Los juicios de valor son muy malos.
Me gusta 0
WICHO S. M. WICHO S. M.
el 15/5/14
Estimado Bonifacio: Recibe mi comentario como un parafraseo, en Inglés, y mi aceptación plena de tu artículo, esperando que llegue también a gente que no entiende nuestro idioma, pero sí el otro, también universal. O bien, a quien "por curiosidad" quiera leerlo dos veces y/o promoverlo en forma comparativa y capitalizarse así una doble o múltiple reflexión del msmo. Saludos.

I AM GOING FOR MY THIRD ONE ! by B. Fernández/Tu. May-13-2014
"I am going for my third wedding." That's what a top executive said in a talk through the radio. Seems like he's a successful executive that chats to others about how to get a greater professional success in their performances.
Without judging personal trajectories, a question arises as an exhalation: Is THAT what is called SUCCESS ... » ver comentario
Me gusta 0
Mercedeslujan21 Mercedeslujan21
el 19/5/14
Cuesta imaginarse lo contrario, que se rompa un gran amor sin dejar alguna ruina en los paisajes del alma. Significaría un grado alarmante de deshumanización.
Me gusta 0
aoaoao aoaoao
el 19/5/14
hay tantas cosas que pueden dejar ruinas en el alma. Menos mal que Cristo mira con compasión y misericordia y con su redención reconstruye esos paisajes del alma de esperanza amor y fe. Gracias Jesús por no juzgar mis ruinas y dejar que con mis lágrimas enjugue tus pies
Me gusta 0
j guzman j guzman
el 29/9/14
estimado SR BONIFACIO y MR WICHO...
me llamó la atención el título, porque YO VOY EN EL TERCERO... (estoy en el tercer matrimonio civil y en el segundo eclesiástico) no soy una persona de éxito ni mucho menos, y creo que en el trasfondo de este comentario hay una gran falta de conocimiento de la realidad asi como una ausencia total del elemento EVANGELICO, de la realidad del matrimonio. No me creo un narciso, ni me regodeo de mis fracasos matrimoniales, de hecho he estado en tratamiento psicologico durante muchos años y considero que el fracaso matrimonial es un hecho que marca de una forma definitiva, pero el exito profesional no tiene nada que ver absolutamente con lo anterior. Una buena compañera definitivamente ayuda a alcanzar las metas y objetivos de desarrollo personal, as ... » ver comentario
Me gusta 0
Orma02 Orma02
el 4/11/15
Sr. j guzman
Su comentario me encanto y me llego al corazon. Y me da una esperanza en mi vida ya que yo tambien pase por un divorcio. Y es desagradable escuchar cuando algunas personas opinan sin saber realmente los motivos y nos juzgan... Que Dios lo siga bendiciendo a usted y a su familia.
Me gusta 0
Johana Rodelo Johana Rodelo
el 27/3/17
Me he casado dos veces...Mi primer matrimonio fue con un Cristiano lo único que le puedo agradecer a éste hombre fue que me presento a mi Padre Celestial me separe ya que no proveía para la casa me humillaba con palabras vulgares si le pedía algo para el hogar...me maltrato físicamente...además...se fue a trabajar a otro sitio y en vez de orar por mi lo que hizo fue tener un hijo con otra mujer...me casé con un militar que viene de un hogar cristiano..me fue infiel me agredió físicamente en varias ocasiones..también me maltrato verbalmente..me humillaba por todo...ahora tiene permiso en Abril y nos vamos a separar..no tengo hijos y soy aún joven...me dice que me puedo casar pero de verdad le tengo mucho miedo a los hombres..no se que hacer..
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.