icono estrella Nº de votos: 0

VIVIR EN DIOS: Dimensión mística de la espiritualidad laical - 1

Equipo Claretiano de Formación de Laicos. Prov. de Castilla -
CONSIDERACIONES INICIALES:

La señal del cristiano es la cruz. Y es en esa cruz donde está inscrito el cómo de la espiri­tualidad propia de los seguidores de Jesús. El brazo vertical nos habla de la relación con Dios, la horizontalidad del compromiso en el mundo. Son las dos dimensiones de la espiritualidad.

Decir “PARA el Padre, DESDE el Hijo y EN el Espíritu, que son los capítulos de esta reflexión, es más que un juego de proposiciones. Es una manera de acercarse a la experiencia espiritual.

Vivir. Este es el verbo más indicado a la hora de elaborar una meditación sobre el fundamento y las implicaciones de la espiritualidad laical . Vivir por al fin y al cabo de lo que se trata es de tener vida, y vida en abundancia. Y quiero retomar aquí las tres motivaciones básicas de ese vivirse de cara a Dios tal y como las fórmulas de la espiritualidad tradicional: vivir para dar gloria a Dios, para la salvación de las almas y para la santificación personal.

En esas estamos; en la ardiente lucha por una felicidad personal que repercutiendo necesariamente en la felicidad de los demás, haga feliz al Dios que nos ha caído en suerte. La espiritualidad es por tanto el arte de la felicidad.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

Maribel 22/5/14 Maribel 22/5/14
el 22/5/14
se que la oración es el medio para comunicarme con Dios, y que no solo en el silencio lo puedo encontrar muchas veces se me manifiesta en un hermano necesitado, en la sagrada Palabra en la Eucaristía
Dios me escucha, y sus respuestas son maravillosas
maricambara@hotmail.com
Me gusta 0
mireya mireya
el 18/8/16
Si, yo he logrado esta comunicación con Dios, le cuento, le consulto sobre mi vida, y la respuesta nacen desde tu interior.
Y cuando necesitas que te ayude a encontrar algo, se hace presente de la manera menos soñada, entonces sientes una emoción tan grande que he llorado de felicidad, y no porque me dió en el gusto sino porque sentí verdaderamente que estaba ahí atendiendo mi suplica.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.