icono estrella Nº de votos: 0

Viernes Santo

Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) -

El Viernes Santo (El Viernes Bueno) fue malo mucho antes de que fuera bueno, al menos por las apariencias externas. Dios estaba siendo  crucificado por todo lo que puede ir mal en el mundo: orgullo, celos, desconfianza, ofensa, egoísmo, pecado. No es casual que los Evangelios nos digan que, mientras Jesús estaba muriendo, se hiciera oscuro a mitad del día. Pocas imágenes nos dicen más. Cuando Jesús fue colgado de la cruz, al parecer, la luz dio paso a la oscuridad, el amor al odio, y la vida a la muerte. ¿Cómo eso puede ser bueno?

Además, por morir, Jesús ya no parecía divino, poderoso y en control de las cosas, tanto referido a lo que estaba sucediendo en el mundo como a lo que estaba sucediendo dentro de sí mismo. El mundo estaba hundiéndose en la desconfianza; y, si los Evangelios deben ser creídos, Jesús, el Dios encarnado, parecía estar hundiéndose en una duda personal, tan inquietante que lanzó las palabras: “¡Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado!”. ¿Qué está sucediendo aquí? ¿Cómo eso puede ser bueno?

Para entender lo que sucedió el Viernes Santo, necesitamos separar lo que estaba sucediendo en el exterior de lo que estaba sucediendo en algún lugar más profundo.

Lo acontecido en el exterior era malo, y nunca, por más que se  imagine, puede ser llamado bueno. Las personas religiosas sinceras, buenas aunque débiles, por miedo y debilidad, estaban traicionando lo mejor de ellas mismas, bien ayudando a incitar a la ejecución de Jesús o bien permaneciendo pasivamente y permitiendo que sucediera. Efectivamente, a no ser unas pocas mujeres fuertes que no se estaban rindiendo al temor o a la histeria colectiva pero que estaban también desautorizadas para hacer prácticamente algo sobre eso, todos estaban colaborando en la crucifixión de Dios, por ignorancia, celotipia o debilidad. En propias palabras de Jesús, las tinieblas estaban teniendo su momento. El drama humano, social y político que tenía lugar el Viernes Santo no era bueno. Reflejaba a la humanidad en su peor momento, ante el aparente silencio de Dios.

Pero algo más profundo estaba sucediendo el Viernes Santo; un drama estaba teniendo lugar en el interior de la propia alma y conciencia de Jesús, el resultado del cual era antitético a todo lo que estaba sucediendo en el exterior, en la muchedumbre. En su lucha por aceptar lo que estaba sucediendo en esa situación y aceptar lo que se le estaba pidiendo, vemos el último drama moral y religioso: el amor con el que luchaba y luego triunfaba sobre el odio, la confianza con la que luchaba y luego triunfaba sobre la paranoia, y el perdón con el que luchaba y luego triunfaba sobre la amargura.

Vemos primero esa lucha épica, que tiene lugar en su agonía en el huerto de Getsemaní, donde Jesús literalmente suda sangre ante sus opciones, esto es, manteniéndose firme ante toda forma de oposición, odio, ignorancia y malentendido: él debe decidir si entregarse a sí mismo en confianza o huir en autoseguridad. Elige lo primero y -nos dicen- entonces es confortado por una presencia divina.

Pero la aceptación no quiere decir exactamente total rendición; y, al siguiente día, el Viernes Santo, tiene lugar la prueba final. El ángel que le confortó en Getsemaní parece perderse de vista cuando él está en la cruz, y una aplastante noche oscura de duda lo atormenta hasta el punto de  hacerle clamar con lo que aparentemente suena como desesperación: “¡Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado!” Su aceptación, dada a su Padre la noche anterior, en este momento crucial, se hace infinitamente más difícil por la aparente ausencia de su Padre, que, hasta ahora, había sido su verdadero aliento. Ante ese aparente abandono, Jesús tuvo que hacer una elección por fe, amor y confianza al nivel más descarnado, en extrema tiniebla. ¿Cuál es la elección? ¿Qué hace Jesús?

En palabras de Karl Rahner, Jesús se permite “hundirse en la incomprensibilidad de Dios”. Se rinde a Dios, al que no puede, en ese momento, sentir o entender, sino sólo confiar. Aquí es donde el Viernes Santo (Viernes Bueno) cambia de malo a bueno: Jesús se rinde no en amargura, avaricia o ira, sino en confianza, gratitud y perdón. En ese rendimiento, la lucha entre el bien y el mal, la más épica de las batallas, es ganada.

Al fin, todo lo malo de nuestro mundo no será derrotado por una violencia moralmente superior, no importa lo virtuosos que sean los que están haciendo la derrota. La buena violencia nunca librará al mundo de la mala violencia. Libraremos nuestro mundo de esos poderes que perennemente crucifican a Dios sólo cuando cada uno de nosotros, como Jesús, podamos permitir a nuestra amargura, avaricia e ira ceder el paso a la confianza, gratitud y perdón. Y, excepto siendo extraordinariamente favorecidos por una gracia especial, todos, como Jesús, tendremos que dejarnos hundir en la incomprensibilidad de Dios, esto es, confiando aun cuando no entendamos, amando aun cuando seamos odiados y perdonando aun cuando seamos ofendidos.

Todos nosotros tendremos nuestros Viernes Santos, no el menor en nuestra experiencia de la muerte. En total apariencia, tendrán mal aspecto; pero, si nos rendimos en confianza, serán buenos.     

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

Martha Martha
el 11/4/17
Nunca podremos pensar que aquel Viernes fue bueno
el dia que murio Jesus, despues que tanto dolor debe
haber sentido tanto moral como fisico; despues de re-
cordar tantas veces ese martirio como fue su apren -
sion, su juicio, su tortura, su abandono por todos loa
que decian amarle, seguirle y comprenderle ; me re-
sulta sofocante oir las lecturas sobre la Pasion de
Cristo; creo so dolor moral seria mas grande que el
dolor sufrido por latigazos, corona de espinas clavada en su frente, heridas de pies y manos; solo la Madre
sufria con EL, ELLa murio junto con EL, ese Amor
nunca se transfiguro. Jesus al final de su Calvario,
dudo hasta en el abandono de su PADRE, Dios Todo-
poderoso ausente en aquel triste momento; hasta
nosotros al oir el relato, al ver el film de La Pasion ... » ver comentario
Me gusta 0
eleazar eleazar
el 12/4/17
Lo malo, pues así los es lo que no viene de Dios, se convierte en bueno, pues así lo es lo que viene de Dios, si confiamos en él, si nos entregamos a sus designios. Eso mismo ocurrió el Viernes en que crucificaron al Señor; todo lo malo con lo que le trituramos todos los que obramos mal, se convierte en bueno cuando el Señor se entrega, en la muerte, y muerte de cruz, confiadamente al Padre; cuando, contra toda lógica humana, confía en su Padre, y le alaba con el salmo 22, y pone toda su ser en sus manos. Dios saca el bien del mal si confiamos en él.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.