icono estrella Nº de votos: 0

Vacaciones compartidas

Monseñor Ángel Garachana -

A lo largo del mes de julio y agosto he tenido la oportunidad de saludar a un buen número de voluntarios que han venido a echar una mano en la costa norte de Honduras, durante su tiempo de vacaciones.

Son jóvenes y adultos vinculados de alguna forma a Congregaciones misioneras que están presentes en la diócesis, como Claretianos, Paulinos y Viatorianos. Los misioneros de San Antonio María Claret están en Honduras desde el año 1967 y hoy día tienen comunidades en San Pedro Sula, Tela, Arizona, Másica y La Ceiba. Los misioneros de San Vicente de Paúl están cumpliendo 100 años de presencia en Honduras y tiene comunidades en Tegucigalpa, San Pedro Sula, Puerto Cortés, Cuyamel, Puerto Lempira y Barra Patuca. Los Clérigos de San Viator, hijos espirituales del P. Luis Querbes, llevan 12 años en Honduras y atienden pastoralmente todo el municipio de Jutiapa.

Muchos de estos misioneros son de procedencia española donde sus Congregaciones tienen una presencia secular. Incluso los misioneros paulinos y viatorianos pertenecen a lo que en lenguaje eclesiástico se llaman “Provincias religiosas”, que tienen su sede en España. Esta comunión espiritual y geográfica favorece la acogida en Honduras de jóvenes españoles que, educados y motivados, por los misioneros en las comunidades de España, quieren dedicar el tiempo de sus vacaciones a hacer algo bueno y provechoso por los demás y a compartir la vida y la fe con nuestras comunidades cristianas de Honduras.

Estos voluntarios podrían organizarse las vacaciones en España como un tiempo de descanso, de turismo, de fiesta y diversión, de visita a lugares atractivos por su historia, arte, etc. Sin embargo, vienen a Honduras a colaborar con el trabajo de los misioneros, a compartir la vida con la gente en zonas rurales o suburbanas, a poner al servicio de diversas obras educativas, sociales y formativas sus cualidades y preparación.

No vienen, pues, a la aventura, movidos por la simple curiosidad y sin un plan de trabajo. Antes de venir han tenido sus reuniones y encuentros, han preparado su ánimo y su mente. Y al llegar encuentran unas personas que los acogen, acompañan y orientan, un lugar y un plan de trabajo que se va adaptando según las necesidades y las capacidades de respuesta.

Es consolador y estimulante conocer personas que a la hora de organizar su tiempo de vacaciones piensan antes en los demás, aunque estén geográficamente lejos, que en sí mismos; personas que comprenden y hacen vida las palabras y el ejemplo de Jesús: “el que quiera guardar egoístamente su vida, la pierde; el que entrega su vida por mi y por los demás, la vive en plenitud”.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : voluntarios, Honduras,
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

fjgonie fjgonie
el 11/8/10
Compartir un mes con los más pobres, orar y celebrar con ellos, ofrecerles lo poco que tú puedes dar y recibir de ellos tanto como te dan. Es duro, pero es hermoso: y Dios anda tan cerca... Para mí fue una de las mejores experiencias de mi vida. Tonto de mí que no he aprovechado la oportunidad que tenía este año de volver.
Me gusta 3
rosita27 rosita27
el 16/8/10
Que dicha mas grande es el darle un sentido a la vida al tiempo ,misioneros del amor misericordioso de Dios llevando la luz de su palabra. !! felicidades ¡¡ que Dios los bendiga
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.