icono estrella Nº de votos: 0

Una opción cristiana por la libre elección sexual

Daniel E. Benadava -
Hoy en día los legisladores argentinos debaten la posibilidad de promulgar una ley para que personas del mismo sexo, a través del matrimonio o la unión civil, puedan tener idénticos derechos que una pareja heterosexual. Esta discusión parlamentaria creó una gran controversia dentro del cristianismo ya que, por ejemplo, el Catecismo de la Iglesia Católica plantea que en ningún caso puede aprobarse la homosexualidad ya que la misma es una grave depravación que conlleva la práctica de actos intrínsecamente desordenados que, siendo contrarios a la ley natural, cierran la sexualidad al don de la vida y no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual.
 
En este mismo sentido el Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina, Cardenal Jorge Mario Bergoglio, afirmó que el proyecto de ley sobre matrimonio de personas del mismo sexo, además de herir gravemente a la familia, pretende destruir el plan de Dios que está grabado en nuestros corazones y, por estos motivos, el pueblo argentino debe recordarle a los legisladores lo que Dios mismo dijo a su pueblo en un momento de mucha angustia: 'esta guerra no es vuestra sino de Dios'. Que ellos nos socorran, defiendan y acompañen en esta guerra de Dios.
 
En disidencia con esta postura el Grupo Sacerdotal Enrique Angelelli de la Argentina, creyendo que no siempre las opiniones de la iglesia oficial coinciden con el Evangelio el cual no es un código de moral por lo cual citar textos aislados para condenar la homosexualidad es un fundamentalismo anacrónico incapaz de entender los textos en su lugar histórico particular, sostiene que Jesús nunca fijó una doctrina cerrada sobre el matrimonio ni jamás condenó ni mencionó la homosexualidad la cual es una manera distinta de vivir la sexualidad y el amor, no una rareza o una enfermedad, y citar a la “ley natural” para oponerse a esta legislación es solo una posición fijista de la realidad pretendida como “natural” sin entender los complejos procesos culturales.
 
De igual forma un grupo de curas de la Diócesis de Quilmes de la Argentina, frente a actitudes verdaderamente dignas de las peores Cruzadas movidas por preocupantes fundamentalismos bíblicos, se preguntó si ¿se puede seguir afirmando que la homosexualidad es una “enfermedad” y condenar tal identidad y sus eventuales derechos civiles?; si en la historia de la Iglesia se consideraba “natural” el cauce de un río y se impedía canalizarlo, o se consideraba “natural” la esclavitud... la concepción de que un eventual matrimonio entre parejas del mismo sexo atenta contra la “ley natural” ¿no será mas bien una concepción cultural?; a la luz del evangelio del Buen Samaritano ¿cómo podríamos considerarnos discípulos de Jesús sin conmovernos con entrañas de misericordia… o seguir “de largo” sin detenernos a escuchar lo que Dios nos está queriendo decir a través de tantos y tantas que se sienten “explotados y deprimidos” bajo un sistema discriminatorio?.
 
Así mismo son millones los argentinos que comprenden que los legisladores de su país deben hacer caso omiso a los dichos de la jerarquía católica y promulgar la ley de matrimonio o unión civil para personas del mismo sexo ya que entienden que, como lo sostuvo el teólogo Leonardo Boff, nadie puede negar que entre dos personas puede existir amor el cual es algo misterioso porque tiene que ver con Dios… y mientras que el Estado laico se debe preocupar en regular esas relaciones en términos legales, el Pueblo de Dios debe estar con los homosexuales desmontando históricos mecanismos de marginación o prejuicios.
 
Y por último, entendiendo que en el debate sobre la homosexualidad se encuentra uno de los tantos “signos de nuestro tiempo” que debe ser discernido a través de las palabras de Jesús que anunció el Reino de Liberación para todas las personas de buen corazón, son millones los cristianos que plantean que hoy en día realizar una opción preferencial por los pobres implica estar junto a los “nuevos excluidos” de nuestras sociedades entre quienes -por ejemplo- se encuentran los homosexuales que, por el solo hecho de haber realizado una elección sexual “no convencional”, suelen ser rechazados por la sociedad, discriminados en la ley y segregados de la religión.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : homosexualidad, matrimonio,
icono comentarios 18 comentarios

Comentarios

Irendegut Irendegut
el 14/7/10
Me parece muy iluiminador y acertado el artículo, abierto a "los signos de los tiempos". Nos enseñan siempre que "la condena es al pecado y no al pecador". Sin embargo, nos es tan difícil en la práctica distinguir la diferencia...Tal vez incluso, deberíamos replantearnos si la homosexualidad entra en la categoría de pecado.
Me gusta 0
silvia silvia
el 14/7/10
Muchísimas gracias Daniel! Me has dado mucha luz para continuar con mi discernimiento...hoy estamos posicionados en el paradigma de la complejidad sin poder dar una respuesta única y absoluta...Sigamos juntos construyendo y haciendo caminos en la Verdad y el Amor como nos enseña Jesús. Un abrazo!
Me gusta 1
Abunadi Abunadi
el 14/7/10
Supongo que Noe, cuando metió en el Arca a todas las especies, por razonamientos anólogos se les puede otorgar similares derechos que a los seres humanos. De hecho en determinados paises se está teniendo una gran consideración por los animales, con asociaciones de protección y defensa. Y puede que con el tiempo nazca una nueva identidad sexual: la de "especies con especies" indiscriminadamente, incluidas la del homo sapiens, que suena ahora como sonaba hace siglos esta identidad homosexual, y que se podía llamar diversidad sexual, o diversexual, con animales tan inteligentes o más que muchas personas, y que incluso salvan vidas con los cuales se puede sentir mucho amor...¿Qué os parece? ¿Estiramos las identidades también a los robots y androides del siglo XXIII? Un saludo.
Me gusta 0
S.Pacheco S.Pacheco
el 15/7/10
¿No habrá algo de petulancia en esos dos colectivos que creen haber descubierto sin la menor duda el sentido del evangelio y haber superado el fundamentalismo, objetivos a los cuales la pobre jerarquía es incapaz de llegar? Por su parte, el Sr. Benadava debe der ser un buen sociólogo, que sabe lo que dice la gente, pero no aporta el más mínimo criterio ético, psico-pedagógico, etc; y, como sociólogo, ha tardado mucho en enterarse de la discriminación de los homosexuales, en cualquier época más excluidos que ahora, pero que para él son los "nuevos excluidos". Su concepto de "signos de los tiempos" dudo de que tenga algo que ver con el de Juan XXIII o el Vaticano II. ¿Admitirá Benadava que el imperialismo yanki es un "signo de los tiempos"? ¿Lo bendecirá por esa razón? En s ... » ver comentario
Me gusta 0
Edward Edward
el 15/7/10
Hoy en día es necesario y urgente la posibilidad de dialogar y tener espacios de confrontación los fundamentalismos del Oficilaismo si deben ser discutidos ya que hoy en día hay mucha pluralidad y la única verdad que nos hara libres para amar y seguir construyendo Pueblo de Dios es el propuesta evangélica de Jesús.
Me gusta 1
Cecilia Cecilia
el 15/7/10
Es muy confuso tu artículo. No entiendo cuando escribís "Así mismo son millones los argentinos que comprenden que los legisladores de su país deben hacer caso omiso a los dichos de la jerarquía católica y promulgar la ley de matrimonio o unión civil para personas del mismo sexo..." Me parece importante que todos los cristianos aprendamos a amar a todas las personas, sin distinción, pero otra cosa es hablar del tema de un derecho civil como el matrimonio, me parece que confundís los planos, apelando a la sensiblería y a un análisis superficial y relativista.
Me gusta 0

el 15/7/10
Felicidades a los Argentinos, por aprobar la reforma que permite el "matrimonio homosexual".

Muchos nos alegramos de estos avances que hacen justicia y acaban con la exclusión a la que muchos someten a los homosexuales.
Me gusta 1
graciela pot graciela pot
el 17/7/10
esta reflexiòn es màs de lo mismo...quienes razonamos un poco nuestra fe y lo entendemos...pero me pregunto y muchos se preguntan¿por què no nos satisface? hay algo màs que entender, comprender? creo que primero vamos a incorporar este nuevo modelo de matrimonio..y luego veremos... tiempo al tiempo...lo importante es ser honesto y no querer quedar bien....
Me gusta 0
Eleazar Eleazar
el 17/7/10
La primera página de la Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano "macho y hembra", o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana. En este mismo libro sagrado, la Palabra de Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer "en una sola carne" (Gn 2:24) y abierta a la vida (Gn 1:28). El homosexualismo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación.
Me gusta 0
martha elvira martha elvira
el 17/7/10
soy argentina y esto es lo que pienso del tema:
1- el don más grande del ser humano es la libertad y hay ue respetarla
2-¿qué hacemos con los homosexuales y lesbianas? ¿los tiramos al mar,los encerramos,los dejamos como a los leprosos del pasado en las afueras de los pueblos?
4- si conviven con nosotros, ( confieso que nunca creí que fueran tantos), TIENEN QUE NO SOLO TENER SINO TAMBIEN RESPETAR LOS MISMOS DERECHOS CIVILES
5- lamento que nuestros legisladores hayan optado por el matrimonio y no por la unión civil. El lio que va a sobrevenir ahora para recibir el matrimonio no quiero imaginarlo porque van a existir personas que no van a querer darles el sacramento y yo tampoco lo daría,COMO SACRAMENTO , pero tienen que tener derechos civiles porque viven en una sociedad
5- no ol ... » ver comentario
Me gusta 0
Karangel Karangel
el 18/7/10
todos somos de la misma raza, la raza humana, a imagen y semejanza de Dios, las preferencias y diferencias que hay en todos se deben respetar y mirar que cristo dijo que no venia a juzgar, si no a salvar, pero tambien dijo que no fueramos signo de escandolo, y no se pretenda cambiar el sentido de las palabras, Dios nos dió el ejemplo de la familia de nazareth, que vivamos nuestra vida de una forma digna y reservada y esto no perjudique a nuestros jovenes y niños que son el futuro de la humanidad.
Me gusta 0
Juancito Juancito
el 19/7/10
Yo no sé qué "partecitas" de los Evangelios es algo meramente cutural como para decir esto aceptamos ahora y lo otro no poqrue es contra los derechos de tales y tales. Deberían los mismos sacerdotes que no leen atentamente a San Paulo es también afirma rotundamente que es de "sana doctrina" considerar que la homosexualidad no es parte de ninguna forma del cristianismo. Por quedarse bien delante del mundo piensan que ir a favor de o estar contra de es algo Evangélico, claro está, el Evangelio tomado y entendido según ellos (algunos) y no de la que consta en los Evangelios. Yo diría que los sacerdotes que dicen que en los Evangelios hay aceptación de la homosexualidad que hagan nuevamente todos los cursos teológicos que les pueden acreditar como sacerdotes católicos y no meros far ... » ver comentario
Me gusta 0
Metalúrgico Metalúrgico
el 20/7/10
Nos amparamos en que Cristo dijo esto y dijo lo otro; en que los Evangelios dicen esto y dicen lo otro... y nos olvidamos de lo principal: Que Cristo nos MANDÓ que nos amásemos los unos a los otros como si fuésemos hermanos. ¿No puede un gay o lesbiana tener sentimientos religiosos? ¿No puede un gay o lesbiana amar profundamente a Nuestro Señor Jesucristo y a su Santísima Madre y tener un santo de su especial devoción? Si ello es así ¿por qué se le aparta de la Iglesia y se acepta, en cambio, a heterosexuales que lo único que tienen de cristianos es su bautismo y la boda, porque er un acto social? No lo olvidemos: NO JUZGUEIS Y NO SEREIS JUZGADOS y en esta ocasión, no solamente s está juzgando sino que se está CONDENANDO a una parte por su aspecto. Sé que se va a decir ¿pe ... » ver comentario
Me gusta 1
Abunadi Abunadi
el 23/7/10
Nadie condena amigo, sólo opinamos, no somos nosotros quienes para juzgar, ni a favor ni en contra, pero hemos de hacer camino, a veces juntos otras veces no. Naturalmente, cada persona, por sí misma tiene algo que aportar, todos, desde los gays y las lesbianas, los políticos, los estadistas, los ricos, los que trabajan en infinidad de negocios, los que se revelan, los que aguantan, en fin..., todos tenemos algo que aportar, pero aunque opine que los políticos son necesarios, uno sabe que no todas las decisiones de los mandatarios llevan a donde Dios quiere que caminemos. Dios los quiere, Dios los ama, y la gente les vota y les apoya, pero no tiene porqué amar ciertas decisiones inapropiadas de los políticos. Hablo de ellos por poner un ejemplo. Todo está de alguna manera en el cora ... » ver comentario
Me gusta 0
SUSANA SUSANA
el 24/7/10
Sinceramente como Argentina que soy, me averguenzo de nuestros legisladores por esta ley que Dios se apiade de ellos
Me gusta 0
Maribel Maribel
el 28/7/10
Es una buena noticia.
Los derechos civiles son para todos,no solo para los que piensan, actuan,sienten o se enamoran como nosotros.
Los homosexuales, os guste o no, son una realidad que necesitan legislar sus uniones.
Saludos
Me gusta 0
bajoflores bajoflores
el 20/8/10
Por fin coincido en algo con Benadava y que bien el actual gobierno que se atrevió a llevar estos cambios adelante,con toda la oposicion mediática que buscaba un enfrentamiento con la Iglesia.
Me gusta 0
juliaperalta juliaperalta
el 20/8/10
Realmente este tema es muy complicado, lo que puedo decir es que lamentablemente no somos quienes para juzgar, solo Dios tiene esa potestad. Por tanto solo podemos tratar de hacer lo que creemos que es correcto desde el punto de vista de nuestra interpretación. Pero al final cada uno será quien de cuentas a Dios por lo que hizo y lo que dejó de hacer, según sus preceptos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.