icono estrella Nº de votos: 0

Todos los días de mi vida

Bonifacio Fernandez, cmf -

El consentimiento explícito de los  novios  es una parte esencial, según el ritual del matrimonio, en la comprensión sacramental, para convertirse en esposo y esposa.  Se puede expresar de distintas maneras. Van desde el simple: “Sí quiero”  de la forma interrogativa hasta  expresiones más completas. La que resulta más explícita incluye, a su vez, tres acciones esenciales: yo te recibo a ti, me entrego a ti, prometo serte fiel. Se trata, pues de una recepción recíproca, entrega mutua y promesa de fidelidad sean cuales sean las circunstancias de la vida que se comienza: la adversidad, la prosperidad, la salud, la enfermedad.

También resulta muy significativa una expresión que figura en final del consentimiento. Ha cambiado en la renovación del ritual. Estábamos familiarizados con las palabras “hasta que la muerte nos separe”, según la fórmula anterior. Ahora ha cambiado y se ha convertido en esta otra: “todos los días de mi vida”. La  donación y recepción mutua tiene vocación de durar toda la vida.  Cuando la relación que se va a reconocer, atestiguar y celebrar es lo suficientemente intensa y apasionada, no resulta imaginable la separación. El deseo de vivir juntos, programar y construir juntos el futuro es tan absorbente  que uno puede y quiere  anticipar el tiempo y comprometer la vida entera.

Hasta que la muerte nos una más

El proyecto de vida matrimonial es un proyecto de amor, públicamente reconocido y celebrado. Eclesialmente sacramentalizado. La entraña de dicha alianza es fidelidad para siempre. Es cierto que la muerte es un acontecimiento natural  e individual; que es imprevisible y cierta, que la muerte separa a las personas en el mundo de lo visible y las cubre con un silencio sepulcral. Es cierto que significa soledad, que interrumpe la dinámica del amor de alianza. Y digo intencionadamente interrumpe. La verdad es que desde la experiencia cristiana el amor está a prueba de la muerte; que el amor es más fuerte que la muerte.
En la relación conyugal se viven momentos que los cónyuges quisieran retener y eternizar. Son esas experiencias fuertes de relación íntima y plena, en las cuales se descubre que te amo tanto que necesito que estés conmigo para siempre. Por contraste, las mismas experiencias sirven de referencia para la revisión de vida: ¿Te amo tanto que necesito que  vivas para siempre?

En la medida que estos momentos mágicos se dan y son abundantes en la vida de una pareja, se entiende  el sentido de la expresión: “hasta que la muerte nos una más”. El amor conyugal no es meramente caduco y temporal, como todo amor verdadero pide eternidad, es ya aperitivo de la eternidad. Ese final hacia el que caminamos y esperamos traerá la plenitud de un amor y una entrega, que ya no estará amenazada por la muerte. Y esa alegre esperanza  constituye una buena noticia para la vida conyugal.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 3 comentarios

Comentarios

Blanca, de B.A. Blanca, de B.A.
el 22/9/17
Hasta que la muerte nos una más es lo que necesitamos pensar cuando hemos pasado muchos años de matrimonio y sabemos que la vida eterna es nuestra verdadera esperanza. Eso nos ayuda en algunos momentos en que ya, viéndonos un poco viejos y débiles, nos afligimos pensando cuál de los dos se irá primero con Dios y cómo será la sobrevida del que queda esperando...hasta que la muerte los una más.
Me gusta 0
Anonimo Anonimo
el 15/9/17
Que hermoso. Le hacemos una promesa a nuestra pareja pero sobre todo a Dios, de que seremos fieles TODOS LOS DIAS DE NUESTRA VIDA. ESTO SOLO SE LOGRA, CON LA AYUDA DE DIOS.
Me gusta 0
Steph KAM Steph KAM
el 15/9/17
Efectivamente, la frase “todos los días de mi vida” llena de esperanza al corazón y permite comprender la finalidad del compromiso y la verdadera entrega que involucra el matrimonio, una entrega eterna y sin fin. Incluso es un consuelo, cuando la muerte llega, pues recordaras amar todos los días de tu vida a una persona que sigue estando en ti.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.