icono estrella Nº de votos: 0

¡SARS!

Francisco Carín García -
\'\'Mi familia anda preocupada y llama de vez en cuando: “¿qué tal todos? ¿bien?...” Y la respuesta es siempre la misma: “Sí, bien, lo único es que hay que tener cuidado, ponerse la mascarilla de vez en cuando, no ir a sitios concurridos…” No obstante aunque todavía no haya tenido conocimiento de amigo o conocido alguno que este infectado por el virus, la incertidumbre hace mella en la psicología de cada uno. La verdad es que yo no estoy excesivamente preocupado, pero el hecho de que te tomen la temperatura “n” veces al día, de que veas a casi todo el mundo con la mascarilla, que se cancelen actividades por activa y por pasiva… empieza a cuestionar a uno si realmente es tan grave como lo pintan. Grave si es. No por que se vaya uno a infectar o a morir del virus, sino por la sensación de incertidumbre que nos da. Estamos acostumbrados a la seguridad (y eso que nosotros tenemos al gran gigante chino siempre acechante) y el hecho de que haya algo que se escape de nuestro control y nos amenace y no sepamos protegernos por que no sabemos donde está (en el aire, en los libros, en los micrófonos, en los pomos…). Médicos y enfermeras muriendo, hospitales clausurados…. De hecho hasta ha influido en la forma de celebrar los sacramentos en las Iglesias. Normas transitorias han surgido para evitar el contagio en nuestras parroquias, no sea que convirtamos algo tan excelso como es la Eucaristía en un foco de infección. \'\'No es que sea muy grave… pero ¿y si me toca a mi? ¿Y si en mi parroquia hay alguien infectado?... La asistencia a la eucaristía dominical ha descendido notablemente, igual que el resto de actividades que suponen congregar a un numero grande de gente en un espacio cerrado (deportes de gimnasio, metro, autobuses, karaokes, cines…) y se multiplican las actividades al aire libre (ir al campo a pasear, a la playa…) o de estar en casa (consolas, ordenadores y DVD). Las sirenas de la ambulancia se vuelven temiblemente sospechosas (… a ver si algún vecino…) los vecinos que desaparecen (seguramente huyendo a sitios menos infectados… y llevándose con ellos la posibilidad de propagar el virus allí donde van) parecen mellar nuestra paciencia, las noticias 24 horas en 7 canales que te muestran al muerto e infectado x-y 200 veces al día lo que te vuelve paranoico: están aquí, me tienen rodeado, soy el próximo, ¡Dios mío ven en mi auxilio!... y Dios eso, Y Dios ¿dónde está? ¿Es que no oyes nuestro llanto, es que no llega hasta ti nuestra súplica? ¿no ves que nos tienen rodeados? ¿Quién sino tú podrá salvarme? Mira Señor, hasta las organizaciones de la tierra (OMS - Organización Mundial de la Salud, que por séptima vez ha rechazado la Inclusión de Taiwán en la Organización cediendo a las presiones de China) me dan la espalda. A nadie tengo ya, se reparten mis ropas y mi cadáver es su botín. ¿A quién voy a pedir justicia? ¿A quién suplicaré clemencia? Señor sólo tu eres mi roca y mi heredad, en ti confío dame la fuerza para seguir adelante y con valentía continuar en la lucha contra este mal que nos acecha. Protégeme que me refugio en ti.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.