icono estrella Nº de votos: 0

¿Santo o pecador?

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) -

Después de todo, ¿qué somos, santos o pecadores? ¿Qué es lo más profundo que hay en nuestro interior, la bondad o el egoísmo? ¿O somos dualistas con dos principios innatos dentro de nosotros, uno bueno y otro malo, cada uno en perpetua dualidad con el otro?

Sin duda, a nivel de experiencia, somos conscientes de un conflicto. Dentro de nosotros hay un santo que quiere reflejar la grandeza de la vida, aun cuando hay también dentro de nosotros algún otro que se empeña en caminar por un sendero más tortuoso. Me encanta la honradez de Henri Nouwen cuando describe este conflicto de su propia vida: “Quiero ser un gran santo -confesó una vez- pero me resisto a privarme de todas las sensaciones que experimentan los pecadores”. Es por esta bipolar tensión de nuestro interior por lo que encontramos tan duro esclarecer opciones morales. Queremos las cosas correctas, pero no menos muchas de las censurables. Cada elección supone una renuncia, y así la lucha entre el santo y el pecador que llevamos dentro lo manifiesta con frecuencia en nuestra incapacidad para llevar a cabo opciones difíciles.

Pero no sentimos esta tensión solo en nuestra lucha por esclarecer  decisiones morales; lo sentimos diariamente en nuestras espontáneas reacciones a situaciones que nos afectan adversamente. Dicho simplemente: cada vez que otros nos influyen de forma negativa, estamos bandeándonos entre ser mezquinos y bondadosos, rencorosos e indulgentes.

Por ejemplo, todos nosotros hemos tenido esta clase de experiencia. Estamos en el trabajo y en un buen estado emocional, teniendo pensamientos de paz y compañerismo, fomentando sentimientos de colaboración, sin desear mal a nadie, cuando de pronto un compañero de trabajo entra y, sin ninguna razón, nos ofende o insulta de alguna manera. En un instante, todo nuestro mundo interior se revuelve: una puerta se cierra de golpe y nosotros empezamos a sentir frialdad y rencor, pensando cualquier cosa menos piropos, mientras manifiestamente nos volvemos otras personas: pasando de ser amables a avivar rencor, de ser santos a fomentar sentimientos de venganza.

¿Cuál es nuestra verdadera persona? ¿Qué somos en realidad, santos con un gran corazón, o mezquinos y rencorosos? Al parecer, somos ambas cosas: santos y pecadores, puesto que la bondad y el orgullo corren por nosotros.

Curiosamente, no siempre reaccionamos del mismo modo. A veces, ante un desaire, insulto o incluso ataque o injusticia, reaccionamos con paciencia, comprensión y disculpa. ¿Por qué? ¿Qué es lo que cambia la química? ¿Por qué a veces respondemos a una mezquindad con un gran corazón, y otras con encono? Después de todo, no sabemos la razón; eso es parte del misterio de la libertad humana. Ciertos factores, desde luego, actúan dentro; por ejemplo, si nos hallamos en un buen espacio interior cuando somos ignorados, desairados o tratados groseramente, estamos más dispuestos a reaccionar con paciencia y comprensión, con un gran corazón. Por el contrario, si nos sentimos cansados, tensos y faltos de amor y estima, estamos más prontos a reaccionar negativamente, y devolvemos rencor por rencor.

Pero, sea como sea, en definitiva, en todo esto actúan realidades más profundas, más allá de nuestro bienestar emocional de un día determinado. Nuestra reacción ante una situación determinada, con simpatía o con rencor, depende de algo más. Los Padres de la Iglesia tenían un concepto y un nombre para esto. Ellos creían que cada uno de nosotros tiene dos almas: una grande y otra pequeña; y la manera como reaccionamos a cualquier situación depende mayormente de con qué alma pensamos y actuamos en ese momento. Así que, si recibo un insulto o una injuria con mi alma grande, me encuentro más dispuesto a tomarlo con paciencia, comprensión y perdón. Por el contrario, si recibo un insulto o daño cuando está actuando mi alma pequeña, estoy más pronto a responder con mezquindad, frialdad y rencor. Y, para los Padres de la Iglesia, ambas almas están dentro de nosotros y son reales; así que somos de gran corazón a la vez que mezquinos; somos santos a la vez que pecadores.

Pero debemos tener cuidado para no entender esto dualísticamente. Afirmando que tenemos dos almas, una grande y otra pequeña, los Padres de la Iglesia no están enseñando una variación de un viejo dualismo, a saber, que hay dentro de nosotros dos principios innatos, uno bueno y otro malo, luchando constantemente por controlar nuestros corazones y almas. Esa clase de lucha entra de hecho en nosotros, pero no se da entre dos principios separados.

El santo y el pecador que hay dentro de nosotros no son dos entidades separadas. Más bien sucede que el santo que hay en nosotros, el alma grande, es no solo nuestra verdadera identidad sino nuestra única identidad. El pecador que hay dentro de nosotros, el alma pequeña, no es una persona separada o una fuerza moral separada que libra perpetua lucha con el santo; es simplemente la parte dañada del santo, esa parte del santo que ha sido maldita y nunca bendecida propiamente.

Nuestra dañada identidad no debería ser demonizada ni maldecida de nuevo; más bien necesita ser amparada y bendecida. Entonces dejará de ser mezquina y rencorosa ante cualquier adversidad.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 7 comentarios

Comentarios

gustavo gustavo
el 24/10/13
buen dia, le cuento que espero en cada semana las reflexiones me ayudan a repensar y pensar en este diario vivir y darme las herramientas para seguir el verdadero camino de amoor de fe de esperanza y maravillarme ante el poder de nuestro señor jesucristoo.- gloria a Dios y gracias x los comentarios
Me gusta 0
PEDRO ANIBAL PEDRO ANIBAL
el 24/10/13
Señor, no permitas que en nuestro ser exista el alma pequeña, que seamos poseedores de tu alma grande de tus buenos actos, que sigamos tu ejemplo y vivamos atraídos por las virtudes que deben reinar en nuestros corazones como la razón, el amor, paz, caridad, paciencia y buen ánimo y solo así seremos seres grandes con alma grande.AMEN
Me gusta 0
Martha Martha
el 25/10/13
De acuerdo a este articulo, mi opinion es que tenemos
una sola identidad, somos una persona con un solo corazon y un alma, a veces reaccionamos de distin -
tas formas de acuerdo con el estado de animo que
tengamos en el momento que nos hacen un dano,
ya sea de palabras o de acciones. No olvidemos que
somos seres humanos, por tanto tenemos sentimien
tos opuestos como bondad, orgullo y el que tenga
la supremacia en un momento dado, asi sera nues -
tra reaccion, unas veces santos y otras pecadores.
Dios nos entiende y perdona. Saludos .......
Me gusta 0
U.SALDAÑA M U.SALDAÑA M
el 25/10/13
Ya lo dijo San Pablo hace casi 2000 años: "Me rehuso y batallo para llevar a cabo cosas buenas que mi ESPIRITU me está urgiendo realizar y sin embargo, caigo fácilmente en atrocidades que me repugnan y a las cuales mi débil CARNE con facilidad me arrastra."
Definitivamente creo que también las CIRCUNSTANCIAS tienen su efecto en nuestra conducta si no tenemos cuIdado y contro de las mismas.
Además, si el mismo SATÁN no se detuvo para tratar de tentar a Nuestro Señor Jesucristo en el desierto, ¿qué podemos hacer nosotros, los simples mortales ? Hagamos buena la facilidad que nuestro Padre Dios nos ha brindado de proveernos un ANGEL DE NUESTRA GUARDIA y pidamos a éste que se faje y nos ayude a mandar a volar muy lejos los DIABLILLOS que el Maligno ha comisionado para ... » ver comentario
Me gusta 0
Emiliano Ruiz Emiliano Ruiz
el 25/10/13
Buenos dias:
Todas las semanas espero con impaciencia sus acertados comentarios, porque son temas muy pegados a la realidad, muchas veces profundos pero tambien sencillos, tratados desde una perspectiva cuotidiana, que se asimilan muy bien y que nos hace entender los recovecos del alma.
Gracias padre.
Me gusta 0
eleazar eleazar
el 26/10/13
a veces soy santo, en cuanto me despisto soy pecador, a veces estoy contento, y caigo y me abato, no valgo casi nada y sigo valiendo un potosí, eso dice Dios, ¡menos mal!
Me gusta 0
eleazar eleazar
el 26/10/13
a veces soy santo, en cuanto me despisto soy pecador, a veces estoy contento, y caigo y me abato, no valgo casi nada y sigo valiendo un potosí, eso dice Dios, ¡menos mal!
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.