icono estrella Nº de votos: 0

Sacerdote día a día

Salvador León Belén -

No puedo guardar lo mejor de mi vida. No resulta fácil expresar en un puñado de palabras la vocación sacerdotal. Su origen nunca lo olvido. “El tesoro escondido” me llenó y me llena de alegría por los caminos misioneros por lo que transito en compañía de los hombres, mis hermanos.

Los inicios de esta andadura tuvieron lugar en una comunidad parroquial, en un grupo de jóvenes animados por el entusiasmo y testimonio de un misionero claretiano que se entregó a los jóvenes dando a conocer a Jesucristo y mostrándonos un camino de entrega misionera y de oración constante. Lo recuerdo y quiero como fiel amigo de todos los que tuvimos y aún tenemos el gozo de contar con él en su feliz y madura jubilación.

(JPG)
Salvador León Belén

Aquel Tesoro me ha ido regalando nuevos tesoros, nuevos hermanos, nuevas comunidades y nuevas misiones. Sé bien que llevo este tesoro en mi frágil vasija de barro, tantas veces quebrada y tantas otras reparadas por puro toque de “gracia”. Sé que esta vocación recibida me permite ser cauce de alegría de Dios, de su bondad, de su amor, perdón y paz para los hombres y mujeres que él pone en mi camino. Sé que soy sostenido por la Palabra, por la gracia de la reconciliación y el pan que me da vida. Dejo que la “fuerza de la palabra” resuene al principio de cada día, para que Dios tenga la primera palabra y dejo que resuene en mi por la noche, para que la última palabra sea de Dios.

El sacerdocio recibido y elegido lo vivo en comunidad de hermanos de vida y misión. Sin ellos estoy seguro que todo se me haría más difícil y el camino sería más arduo, estrecho y quebradizo. Con ellos la fraternidad, las dificultades, los tropiezos, las tareas...se hacen más llevaderas.

Los demás y las realidades vividas a la luz del evangelio me han ido haciendo sacerdote desde 1987. El recorrido no ha estado exento de retrocesos y pecados. Quiero seguir siéndolo. Quiero, a pesar de todo, seguir siendo eco de la Palabra que me enamora, me hace libre y alegra mi vida de principio a fin. La victoria de la fe ha hecho posible perseverar en el don inmerecidamente recibido.

Por dos caminos ha transcurrido fundamentalmente el servicio sacerdotal : el mundo de los adolescentes y jóvenes y el mundo de las Misiones Populares. Han sido muchas las convivencias cristianas que he podido animar a lo largo de todos estos años anunciando a Jesús con todas mis ilusiones y entusiasmo a unas edades tan tempestuosas como desbordantes, tan cambiantes como apasionantes. También mi sacerdocio fue visitado gozosamente por un gran número de Misiones Populares realizadas por la geografía española y latinoamericana. La misión me regaló amigos, la misión hace amigos. Aprendí a ser enviado, a ser desprendido, a estar abierto a lo nuevo, a lo que estaba por hacer, por sembrar, por comunicar y descubrir. He aprendido de la misión a ser misionero del Padre.

Mi sacerdocio confirma haber recibido el “ciento por uno” y vivir la relación gratuita con Dios y con las personas. Procuro cada día ser antes que nada humano y recordar el barro del que estoy hecho. Me duele no dar vida y me duelen todas las amenazas contra la vida.

Termino con las palabras del apóstol Pablo que intento iluminen también mi vida día a día: “Sé de quién me he fiado” “Me amó y se entregó por mí”; y le pido a Dios que me ayude a fiarme siempre de Él y a experimentar que la confianza en Él supone sobre todo trabajar por lo que Jesús vivió y trabajó: la apuesta y la aventura por el Reino; que ese Reino no es ni más ni menos que hacer la vida feliz a los otros siendo yo feliz.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : sacerdocio,
icono comentarios 6 comentarios

Comentarios

Ángel Pareja Ángel Pareja
el 29/12/10
Salvador, me parece fantástico tu artículo. Me alegro muchísimo de que hayas encontrado en Cristo la fuerza y la ilusión de tu vida. Todavía me acuerdo de nuestro director teatral, el padre Justino, y de cómo nos reíamos en las representaciones de "Pastor o borrego" y otras aventurillas de la Laboral. Recibe un fuerte abrazo de un antiguo camarada.
Me gusta 0
nelly angelino nelly angelino
el 25/1/11
hola padre salvador leon le saludamos su familia que dejo en honduras en el progreso yoro siempre lo recordamos me gustaria volver a tener comunicacion con usted lo he buscado pr facebook y los demas correos y no lo hayo como hago para contacatarlo este es mi cel.por si lee mi comentario 50496937055. ya los ninos estan grandes saludos ala distancia att. nelly angelino
Me gusta 0
teresa benito teresa benito
el 28/6/11
MI QUERIDO AMIGO,no sabes la alegria que me da encontrarme con algo tuyo.Me ha gustado,por supuesto tu articulo,echaba de menos tu forma de expresar lo que quieres decir y hasta puedo oirte y verte:paz en tu rostro,brillo en tus ojos,el movimiento de tus manos...TU,y solo tu,como siempre cercano y adorable.Si hubiese unos pocos como TU,estarian las iglesias llenas.No se si esto ,tan tardio te llegara,de todas formas,estoy en -facebook-de aprendiz de poeta,ja,ja,ja...ya sabes que te adoro y no te olvido.besossssssssssssss
Me gusta 0
Pilar Barba Pilar Barba
el 13/12/11
Nuncal se me habia ocurrido buscarte en internet, y buscando no se que cosa ha aparecido tu nombre, no me lo puedo creer........., está claro que "La Providencia" te tiene puesto en mi camino y hace que no pase un solo día que me acuerde de ti, por tus consejos, por tu comprensión, por tu secillez, y sabes muy bien que el mejor regalo de Navidad de nuestro hogar es disfrutar de tu presencia para compartir una velada maravillosa.Paz y Felicidad en Adviento
Te esperamos un año mas .Un fuerte abrazo
Me gusta 0
Karla Bobadilla Karla Bobadilla
el 2/11/12
SALVADOR LEÓN BELÉN, hasta el nombre estaba predestinado no cree, Padre Salva?. Que hermosos comentarios, se deja querer y eso es signo de su cercanía a Cristo, cuantos le conocemos sabemos que lo que está escrito en este testimonio es verdad, aunque faltan tantas otras cosas, porque lo que ha dejado en cada persona es único y especial, la humildad le acompaña, la paz le antecede, la fuerza en el evangelio lo alimenta, la ternura lo nutre, la verdad que es Cristo, habita en su corazón, la amistad tiene su real significado... Siga, siga, siga, por el mundo sin parar, anunciando El Reino, no claudique jamás, persevere hasta el fin, que nada ni nadie lo detenga, que Cristo nuestro Señor le dará tu merecida recompensa, por llevar a otros hacia Él. Recuerde "Tres cosas tiene el Amor" ... » ver comentario
Me gusta 0
Ivan y Maria Ivan y Maria
el 30/10/15
Hola amigo, P. Salva, que días que no sabemos de usted, donde esta misionando! de verdad que le extrañamos, y ¿ Cuando viene para Honduras? será sorpresa! la verdad que todo sus escritos ya los hemos vivido desde sus compartiros directos y nos sentimos muy privilegiados, gracias P. Salva. desde Tierras Catrachas. Bendiciones y saludos por donde se encuentre.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.