icono estrella Nº de votos: 0

¿Quién soy yo para juzgar?

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano). -

Quizás la sencilla frase del papa Francisco, tan frecuentemente citada, sea  su respuesta a una pregunta que se le hizo vis-a-vis sobre la moralidad de un matrimonio gay en el que la relación presenta un amor fiel. Su molesta-famosa respuesta: ¿Quién soy yo para juzgar?

Aunque se asume frecuentemente que esta frase es frívola y menos que seria, de hecho está en terreno bastante seguro. Jesús -según parece- dice  básicamente lo mismo. Por ejemplo, en su conversación con Nicodemo en el evangelio de Juan, dice, en esencia: Yo no juzgo a nadie.

Si el evangelio de Juan está para ser creído, se deduce que Jesús no juzga a nadie. Dios no juzga a nadie. Pero eso necesita ser puesto en contexto. No significa que no haya juicios morales y que nuestras acciones sean indiferentes al escrutinio moral. Hay juicio; y a donde no llega el modo, llega la fantasía de la mente popular. De acuerdo con lo que Jesús nos dice en el evangelio de Juan, el juicio funciona de esta manera:

La luz de Dios, la verdad de Dios y el espíritu de Dios vienen al mundo. Entonces nosotros nos juzgamos de acuerdo con el modo como vivimos ante ellos: la luz de Dios ha venido al mundo, pero nosotros podemos optar por vivir en las tinieblas. Eso es decisión nuestra, nuestro juicio. La verdad de Dios ha sido revelada, pero nosotros podemos optar por vivir en la falsedad, en la mentira. Eso es decisión nuestra, nuestro juicio. Y el espíritu de Dios ha venido al mundo, pero nosotros podemos optar por  vivir fuera de ese espíritu, en otro espíritu. Eso también es decisión nuestra, nuestro juicio. Dios no juzga a nadie. Nosotros somos los que nos juzgamos. De aquí que también podamos decir que Dios no condena a nadie, aunque nosotros podemos optar por condenarnos a nosotros mismos. Y Dios no castiga a nadie, pero nosotros podemos optar por castigarnos a nosotros mismos. El juicio moral negativo es auto-infligido. Quizás esto parezca abstracto, pero no lo es. Conocemos esto existencialmente: nosotros sentimos el estigma de nuestras propias acciones dentro de nosotros. Para usar sólo un ejemplo: cómo nos juzgamos a nosotros mismos al lado del Espíritu Santo.

El espíritu de Dios, el Espíritu Santo, no es algo tan abstracto y escurridizo que no pueda ser fijado. San Pablo, en la carta a los gálatas, describe al Espíritu Santo en términos tan claros que sólo pueden ser interpretados abstractos y ambiguos por alguna racionalización auto-sirviente. ¿Cómo describe y define al Espíritu santo?

Para hacer las cosas claras, establece un contraste diciéndonos primeramente lo que no es el Espíritu Santo. El espíritu de Dios -nos dice-  no es el espíritu de auto-indulgencia, vicio sexual, envidia, rivalidad, antagonismo, mal genio, peleas, embriaguez y faccionalismo. Cuando cultivamos estas inclinaciones en nuestras vidas, no deberíamos engañarnos a nosotros mismos pensando que vivimos en el espíritu de Dios, al margen de lo frecuente, sincera y piadosa sea nuestra práctica religiosa. El Espíritu Santo -nos dice- es el espíritu de caridad, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, confianza, mansedumbre y castidad. Sólo cuando vivimos dentro de estas virtudes vivimos dentro del espíritu de Dios

Por tanto, así es como el juicio funciona: El espíritu de Dios (caridad, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, confianza, mansedumbre y castidad) ha sido revelado. Nosotros podemos optar por vivir dentro de las virtudes de ese espíritu o, por lo contrario, podemos optar por vivir dentro de los opuestos (auto-indulgencia, vicio sexual, rivalidad, antagonismo, mal genio, peleas, embriaguez y faccionalismo). Una elección conduce a la vida con Dios, la otra conduce lejos de Dios. Y esa elección la hacemos nosotros; no viene de fuera. Nosotros nos juzgamos a nosotros mismos. Dios no juzga a nadie. Dios no necesita hacerlo.

Cuando vemos las cosas en esta perspectiva, también se clarifican bastantes malentendidos que causan confusión en las mentes de los creyentes, como también en las mentes de sus críticos. Muy frecuentemente, por ejemplo, oímos esta crítica: Si Dios es todo bueno, todo amoroso, todo misericordioso, ¿cómo puede condenar a alguien al infierno por toda la eternidad? Una pregunta válida, aunque no particularmente reflexiva. ¿Por qué? Porque Dios no juzga a nadie; Dios no castiga a nadie; Dios no condena a nadie al infierno. Nosotros nos hacemos estas cosas a nosotros mismos: nos juzgamos, nos castigamos y nos ponemos en varias formas de infierno cada vez que optamos por no vivir en la luz, la verdad y el espíritu de Dios. Y ese juicio es auto-infligido, ese castigo es auto-infligido y esos fuegos del infierno son auto-infligidos.

Hay algunas lecciones en esto. Primero -como acabamos de ver- el hecho de que Dios no juzgue a nadie, ayuda a clarificar nuestra teodicea, esto es, ayuda a desinflar todos esos malentendidos acerca de la misericordia de Dios y la acusación de que un Dios todo misericordioso pueda condenar a alguien al fuego eterno del infierno. Más allá de esto, hay un fuerte desafío para que  nosotros seamos menos jueces en nuestras vidas, para dejar al trigo y la cizaña ser separados a su tiempo, para dejar a la luz misma juzgar la tiniebla, dejar a la verdad misma juzgar la falsedad; y -como el papa Francisco- ser menos rápidos en ofrecer juicios en nombre de Dios y más propensos a decir: “¿Quién soy yo para juzgar?”

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 5 comentarios

Comentarios

Augusto Augusto
el 27/4/15
Estoy realmente impresionado que por primera vez me doy cuenta que mi salvación y redención es el resultado de mi decisión de creer en la Verdad, la Luz, la Vida, en el Verbo, en Jesucristo nuestro Señor que vino a mi, que vino a nosotros porque Dios nos ama; solo tengo que amarlo con todo mi ser, amar a mi prójimo y amarme a mi mismo, convirtiendo mi vida caminando con esperanza, por obra del Espíritu Santo, junto a Jesucristo nuestro Señor.
Me gusta 1
Martha Martha
el 27/4/15
Segun la Historia Primitiva nuestro Creador quiso que la
especie humana tuviera su dignidad o respeto que me-
recia, por eso le dio plena libertad y responsabilidad pa-
ra ejercer el dominio del mundo. Hace mas de veinte
siglos la V erdad y la Luz nos fue revelada y con ambas
nuestra decision propia si vivir dentro del Espiritu de
Dios o fuera de el, o sea, vivir en la oscuridad. Si has
escogido vivir en la maldad, en lo falso, en la mentira,
tu mismo te estas juzgando, tu mismo te condenas y
tu mismo te castigas porque lo has preferido usando
tu potestad para obrar y no creas por un solo momen-
to que tus acciones no interesan porque las has hecho
basandote en tu libre albedrio , estan totalmente in -
cluidas en el conteo de la moral en la Tierra y mas en
el conteo de Dios ... » ver comentario
Me gusta 1
eleazar eleazar
el 29/4/15
Estupendo artículo. Lo bueno es bueno, lo malo malo, optamos, y somos nosotros los que elgimos, en condiciones extremas, que se dan, aunque sólo sea nuestra postura la opción. No hay que juzgar así además se salva, me queda, la misericordia de Dios. Solo el que está en la verdad puede obrar bien, ¿siempre?, sólo Dios. Es la confianza, la promesa que nos hace, nosotros en ello, sin juzgar la intención, y Dios misericordioso a salvarnos, aunque nosotros nos consideremos perdidos, porque siempre salva lo bueno, aunque pueda parecernos, sea, poco.
Me gusta 1
giovana giovana
el 29/4/15
Estas expresiones concuerdan con mi manera de pensar, es verdad quien ¿soy yo para juzgar?, diariamente y en todo momento estamos fácilmente criticando a los demás viendo loe errores de "otros " pero no tenemos la suficiente "valentía" de reconocer nuestros errores y corregirnos, estamos viviendo en tiempos donde el "relativismo" quiere cegar a la razón del ser humano, pero no debemos dejarnos engañar, solo en Dios encontraremos la paz ,el gozo, la paciencia, mansedumbre, amabilidad, y por experiencia propia puedo afirmar y confirmar que en Dios esta la inteligencia emocional y la sabiduría que necesitamos para conducirnos como verdaderos hijos de un Padre Misericordioso y Hermanos de Jesucristo y continuar con la Obra de nuestro Gran Maestro, solo asi podremos ser sal de la tierra ... » ver comentario
Me gusta 1
wilson wilson
el 3/5/15
Este realmente es un mensaje muy claro de nuestro Dios que me hace reflexionar ; ¿quien soy yo para juzgar? y elegir un camino es una decisión muy personal, gracias por este mensaje.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.