icono estrella Nº de votos: 0

Personas motivadas

Enviar por email En PDF Imprimir
Mons. Angel Garachana - Miércoles, 21 de julio de 2010

Toda acción humana, explícita o implícitamente, conlleva una intención, tiende hacia un fin. La intención o finalidad es lo último en alcanzar pero está desde el principio en la voluntad de la persona, motivándola para la acción y animándola en el proceso de la ejecución o puesta en práctica de los medios para alcanzar el fin.

Pensemos en el joven que inicia sus estudios universitarios con la intención de llegar a ser un buen y responsable profesional. Consideremos al matrimonio que inicia la construcción de su casa colaborando en un proyecto de viviendas de la parroquia. Sin una intención clara y decidida no se comienza una serie de actividades que nos llevarán a la meta deseada ni se persevera en el empeño.

En el pasado se hablaba más de “recta intención”, hoy se habla más de “motivación”. Ambos términos responden al “para que” de la acción humana. Representan el conjunto de valores que nos empujan internamente a la acción. Las motivaciones son como fuerzas internas impelentes, convicciones dinámicas, determinaciones eficaces de la voluntad. A la persona con motivaciones la calificamos de persona “motivada”, en cambio hablamos de personas “desmotivadas” cuando carecen de sea animación interior.

Las motivaciones, en cuanto implican una intención y unas acciones libremente elegidas y practicadas, tienen una dimensión moral, una cualificación ética y pueden ser calificadas de buenas o malas. Hagamos algunas preguntas ejemplarizantes: ¿Por qué y para qué elijo una u otro carrera? ¿Por qué invierto en esta parte del país y no en otra, en este tipo de inversión y no en otro? ¿Qué perseguimos con la aprobación de determinadas leyes? ¿Qué intención tengo a la hora de tomar una decisión importante en vida?, etc.

Si alguien considera que formularse estas o semejantes preguntas sobre la intención de nuestras decisiones y acciones es tiempo perdido, cavilaciones improductivas o reminiscencias de un moralismo superado, es que está siendo arrastrado por la cultura dominantes del inmediatismo, de la eficacia a toda costa, aun a costa de la moral, de la superficialidad que se adapta a la práctica ambiental y no profundiza en el significado y calidad humana de lo que hace o deja de hacer.

También se da el caso de personas que dicen sentirse fuertemente motivadas por nobles valores humanos y cristianos como la solidaridad, la equidad social, la fe y la caridad, el servicio a los demás etc. pero luego en la vida real, esas motivaciones no tienen fuerza para poner en marcha los mecanismos de la persona hacia el fin deseado, carecen de eficiencia operativa, se muestran inconsistentes ante las dificultades.

La razón está en que los valores pueden darse a dos niveles o planos que indicen muy diversamente en la acción. Uno es el plano teórico. Reconozco que tal realidad es valiosa en sí misma pero a mí no me afecta. Sólo cuando el valor pasa al plano afectivo, cuando apasiona entrañablemente, cuando es “un bien-valor” querido de corazón, sólo entonces se convierte en una motivación que lleva a la acción y a perseverar en ella.
Hoy día necesitamos personas de profundas, dinámicas, consistentes y buenas motivaciones.

icono etiquetas etiquetas : motivacion,
icono comentarios 2 comentarios

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
"Tambien se da el caso de personas...."

Y qué, no seré yo quien las juzge, hay personas con un gran corazón pero que tal vez no tengan ni las cualidades ni las aptitudes ni las capacidades necesarías que quisieran para dar todo lo que desearían. Son los pobres de espíritu de los que hablan las bienaventuranzas. Felices ellos si consiguen vivirlo con paz .
0
casandra casandra
el 8/8/10
"...carecen de eficiencia operativa, se muestran inconsistentes ante las dificultades...."

Sí es verdad, son esas personas a las que la vida no les ha dado muchas oportunidades, tal vez no una gran inteligencia, o tal vez una pobre personalidad, o tal vez un gran dolor dificil de superar.... o tal vez... sólo Dios sabe. Yo creo que mientras sigan esforzandose en lo bueno, cayendose y levantandose esperando ese Don de Dios que para otros cristianos no posee, Dios lo seguirá mirando con amor y mostrandole su eficiencia operativa en la cruz.
0
saramina saramina
el 19/8/10
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.

Palabra diaria

Viernes, 18 de abril de 2014

VIERNES SANTO
Jn 18,1-19,42. Vendaron todo el cuerpo de Jesús, con los aromas.

Lecturas Comentario
Liturgia Calendario
Ciudad Redonda en su email :

Últimos usuarios de Ciudad Redonda