icono estrella Nº de votos: 0

Orar para qué. Llegar a ser quien Dios ha soñado que seas

46 Jornada Mundial de Oración por las vocaciones -

Dios sueña. Nuestro buen Dios, cuyo rostro hemos conocido en la persona de Jesús de Nazareth, es Dios-que-sueña. Esto lo sabemos porque podemos contemplar, en Jesús, al soñador apasionado por el Reino de Dios, y Jesús mismo nos dice: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre" (Jn 14, 8-9). Así que nuestro Padre Dios sueña con pasión.
Y tú eres parte del sueño de Dios. Dios te ha soñado y has sido llamado a la vida para llegar a ser quien Él sueña que seas.

♦ Por eso, orar es entrar en su presencia, para estar con Él y en Él.
♦ Oramos tomando conciencia de que habitamos en su amor soñador que nos hace vibrar y nos contagia para que soñemos también como sueña Jesús.
♦ Oramos, porque hemos puesto nuestra confianza en el anhelo de Jesús.
Oramos porque Jesús confía en nosotros y nos invita a ser parte de su anhelo de amor y justicia, de nueva humanidad en todas partes.
♦  Oramos porque Jesús nos llama y nos invita a estar con Él.
♦  Oramos para estar con Jesús y sintonizar con su corazón soñador.
♦ Oramos para indignarnos con lo que a Jesús indigna cuando exclama "Ay de vosotros..." contra quienes practican, en nombre de Dios, la hipocresía y el abuso (Mt 23, 14-36).
♦ Oramos para actuar con valentía y como actúa Jesús cuando se enfrenta en el templo a quienes buscan sólo su propio beneficio a costa de lucrarse con la fe de los demás (Jn 2, 13-22).
♦ Oramos para amar; con ese amor apasionado que siente Jesús hacia Dios. Ese amor que le hace soñar que sea Dios quien reine en la vida, aun por encima de sus gustos y deseos personales. Ese amor por el que puede exclamar primero "Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú." (Mt 26,39) y después, en medio de la más honda angustia y dolor, poder seguir gritando ¡Elí, Elí! ¿lemá sabactaní?, esto es: «¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?» (Mt 27, 46). Sólo por pasión es que Jesús pudo morir gritando: «Padre, en tus manos pongo mi espíritu» (Lc 23,46). El amor apasionado de Jesús le hace anhelar que Dios reine, lo mismo cuando hay serenidad y certezas que cuando hay dolor y confusión. Que Dios reine y sus deseos se cumplan en la historia, en todos y cada uno de los momentos más significativos de la vida humana... Desde el nacimiento hasta lo más misterioso de la muerte.
♦  Oramos para amar, con el amor apasionado de Jesús, a las personas, a la creación toda. En los gestos de Jesús descubrimos los gestos del Dios apasionado por la vida, por la libertad, por la justicia, por la fraternidad y por el amor hasta el límite. Jesús ama y pasa la vida haciendo el bien. Devuelve la vida a Lázaro (Jn 11, 1-44), al hijo de la viuda de Naím (Lc 7, 12ss); se desvive sirviendo y curando (Mc 6, 31ss), incluye en su vida a los marginados y rechazados (Lc 7, 36-40; 10,29-37; 15, 2) y consuela y anima sin cesar diciendo "no tengáis miedo" (Mt 10, 26).

Por eso también en Jesús tenemos el modelo para seguir en la vida: El modo de ser y relacionarse consigo mismo en libertad, de relacionarse con Dios en la plena confianza, de relacionarse con los demás en el amor fraterno y en la amistad generosa y el modo de relacionarse con la creación en la responsabilidad y la solidaridad.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : oracion, formacion,
icono comentarios 6 comentarios

Comentarios

Rosa Palacio Rosa Palacio
el 26/3/10
Dios de amor,te pido me enseñes a orar,porque me enredo al querer decirte lo que siento.
Me gusta 0
ROSA MARIA ROSA MARIA
el 29/3/10
Unirnos en oraci?n,por la unidad de la iglesia ,, Se?or JES?S,ense?anos a orar por los que tu eliges por tus sacerdotes ,religiosas,religiosos,misioneros etc. ?felicidades! por la pagina y la invitaci?n a la oraci?n.
Me gusta 0
Cecilia. Cecilia.
el 31/3/10
Hermosa esta reflexion sobre el sueno de Dios para cada uno de nosotros. Les cuento que le di una copia a mi parroco, a un
joven sacerdote, formador en el Seminario de la Santa Cruz de
la Diocesis a la que petenezco, y que ahora nos visita con un grupo de 15 jovenes aspirantes al SEminario. Miil gracias por estos hermosos mensajes que dan. Que el Senor los bendiga siempre.
Me gusta 0
Alejandra Alejandra
el 14/9/11
La reflexion sobre el sueño de Dios es preciosa la verdad va mas halla de nuestros pensamientos tiene que ver con el Espiritu que se pone de manifiesto en todo nuestro ser. El estar con Jesus es trasladarse al paraiso que El nos prometio. Llegue a esta pagina en busqueda de un materialmas rico para catequesis de padres y realmente encontre lo que buscaba gracias y que Dios y la Virgen lo bendigan.
Me gusta 0
Jorge Talbot Jorge Talbot
el 1/12/12
Anhelando llegar a ser como Jesús…
El «sincero anhelo y oración» de muchos fervientes cristianos es «llegar a ser» como Jesús. Esto es, este tipo de personas acepta la vida de Jesús como un ejemplo a ser imitado o aceptan a Jesús como un modelo que emular. Sin embargo, el apóstol Pablo aclara que el querer ser como Jesús está en nosotros, pero no el lograrlo; y esta contradicción genético-espiritual fue la que le indujo al apóstol a sentirse miserable y fracasado por no haber podido librarse de su cuerpo de muerte (cf. Romanos 7, 18-24). De manera que pretender llegar a ser como Jesús parece ser un imposible, tanto biológico-genético como bíblico-espiritual.
No sorprende que la serpiente antigua fuera la primera criatura creada que pretendió llegar a ser como Dios ... » ver comentario
Me gusta 0
jhaneth jhaneth
el 11/9/14
que bonita reflexión, estoy aprendiendo a orar
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.