icono estrella Nº de votos: 1

Nuestro miedo al infierno

Ron Rolheiser -

El infierno no es la desagradable sorpresa que le espera a una persona básicamente feliz. El infierno solo puede ser el fruto maduro del orgullo y la autosuficiencia que, a lo largo del tiempo, ha retorcido el corazón tan hasta el fondo hasta llegar a considerar la felicidad como infelicidad, y mantiene un arrogante desdén por la gente feliz. Si eres esencialmente una persona de buen corazón a este lado de la eternidad, no debes tener miedo a que una desagradable sorpresa te espere en el otro lado porque en algún lugar a lo largo del camino, sin saberlo, perdiste el rumbo y tu vida se volvió terriblemente equivocada.

Desafortunadamente, para muchos de nosotros, la predicación y la catequesis de nuestra juventud nos inculcó la idea de que uno podría perderse trágicamente sin saberlo y sin posibilidad de retorno. Podrías vivir tu vida sinceramente, con una esencial honestidad, relacionándote justamente con los demás, intentando dar lo mejor en la debilidad, teniendo algunas rachas de felicidad, y al final morir y descubrir que algún pecado o error que hubieras cometido, quizás sin saberlo, te podría condenar al infierno y sin ninguna posibilidad de arrepentimiento. El último segundo antes de tu muerte era la última oportunidad para cambiar las cosas, sin segundas oportunidades después de la muerte, sin importar cuanto podrías querer entonces el arrepentimiento. ¡Como un árbol cae así caerá! Fuimos instruidos para temer la muerte y el después.

Pero, sea cual fuere la efectividad práctica de tal concepto, porque pudiera hacerle a uno vacilar ante la tentación por el miedo al infierno, es algo esencialmente erróneo y no debería ser enseñado en nombre del cristianismo. ¿Por qué? Porque esta idea desmiente a Dios y las profundas verdades que Jesús reveló. Jesús enseñó que hay un infierno y que éste es una posibilidad para cada uno. Pero el infierno del que Jesús habla no es un lugar o estado donde uno implora por una última oportunidad, un sólo minuto más de vida para hacer un acto de contrición, y Dios lo rechaza. El Dios a quien Jesus encarna y revela es un Dios que está siempre abierto al arrepentimiento, siempre abierto a la contrición, y siempre esperando por nuestro retorno de nuestros pródigos vagabundeos.

Con Dios nunca gastamos nuestras oportunidades. ¿Podrías imaginar a Dios mirando a un hombre o una mujer arrepentidos y diciendo: “¡Lo siento, por tí, pero es demasiado tarde!¡Tuviste tu oportunidad! ¡No vengas pidiendo otra! Este no sería el Padre de Jesús.

E incluso, los evangelios pueden darnos esa impresión. Tenemos, por ejemplo, la famosa parábola del hombre rico que ignora al mendigo de su puerta, muere y acaba en el infierno, mientras que el mendigo, Lázaro, a quien ignoró, está ahora en el cielo, confortado en el seno de Abraham. Desde su tormento en el infierno, el hombre rico pide a Abraham que le envíe a Lázaro con algo de agua, pero Abraham responde que hay un abismo entre el cielo y el infierno y nadie puede cruzar de un lado al otro. Este texto, junto con las advertencias de Jesús sobre las puertas del banquete de bodas que se cierran de manera irrevocable, han dejado la comúnmente equivocada idea de que hay un punto de no retorno, que una vez en el infierno, es demasiado tarde para el arrepentimiento.

Pero esto no es lo que ni el texto ni Jesús enseña “al alertarnos sobre la urgencia del arrepentimiento”. El “inalcanzable abismo” aquí se refiere, entre otras cosas, a un abismo que permanece inalcanzable aquí en este mundo entre los ricos y los pobres. Y permanece inalcanzable por nuestra intransigencia, nuestros fallos en cambiar el corazón, nuestra falta de contrición, y no porque Dios pierda la paciencia y diga; “¡Suficiente!¡No más oportunidades!”. Permanece inalcanzable porque habitualmente estamos tan estancados en nuestros caminos que somos incapaces de un cambio y un genuino arrepentimiento.

En la parábola de Jesus del hombre rico y Lázaro se dibuja un antiguo cuento judío que ilustra esta incapacidad: en paralelo a la parábola, Dios oye al rico pedir desde el infierno por una segunda oportunidad y se la otorga. El rico, ahora lleno de nuevos propósitos, vuelve a la vida, va inmediatamente al mercado, llena su carro de comida, y mientras va hacia su casa se encuentra con Lázaro en el camino. Lázaro pide un poco de pan. El rico salta de su carro para dárselo, pero, según saca una enorme hogaza de pan de su carro, su vieja manera de ser comienza a reafirmarse de nuevo. Y comienza a pensar: “¡Este hombre no necesita toda la hogaza! ¡Porqué no le doy simplemente una parte! ¡Y porque habría darle pan tierno, le daré algo de pan duro!” ¡Inmediatamente se encuentra a si mismo de vuelta en el infierno! No puede aún llenar el vacío.

Kathleen Dowling Singh admite que haciendo una serie de contracciones mentales creamos nuestro propio miedo a la muerte. Esto también es verdadero en lo referente al más allá: haciendo una serie de desafortunadas contracciones teológicas creamos nuestro propio miedo al infierno.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 7 comentarios

Comentarios

eleazar eleazar
el 15/8/16
Estoy convencido de que Dios nos quiere y quiere lo mejor para nosotros y perdona. Así deberíamos nosotros perdonar, a los niños, a los que no saben, . . . De eso desprendo que debemos empeñarnos seriamente en ir al infierno para que él acepte nuestra determinación. Por eso espero en el Señor y a la vez soy consciente que no aguantaría subir al cielo en mi situación actual; hay personas con las que chirrío por dentro, sufriría, aun sabiendo que ellas están allí, como yo espero estar. El señor sabrá como hacer también este milagro, en el confío pero sigo sabiendo que yo no estoy apto y por eso tengo miedo en perderme.
Me gusta 0
Martha Martha
el 16/8/16
No debemos temerle al infierno si no le damos ca-
bida en nosotros pues de acuerdo a como actuemos
lo vamos edificando, lo vamos construyendo. Nuestro
Dios nos dio varios caminos en la vida a recorrer des-
de que nacemos hasta el final de nuestra existencia,
con el fin de que escojamos entre el bien y el mal ;
diferenciar los caminos no siempre es muy facil, a
veces escogemos uno que nos parece muy bueno,
placentero, ancho y facil de andar y que a veces tem-
prano, a veces muy tarde nos damos cuenta de que
nos equivocamos, que vamos por un camino que no
conduce a la Vida Eterna, que nos encontramos su-
midos en un verdadero infierno, infierno que le he-
mos construidos nosotros mismos y que gracias a
la Misericordia de nuestro Dios nos da oportunida -
des varias de desanda ... » ver comentario
Me gusta 0
Lux aeterna Lux aeterna
el 16/8/16
El artículo no se ajusta del todo a la doctrina católica.
Rolheiser afirma que incluso en el infierno es posible el arrepentimiento. Refiriéndose a la parábola del pobre Lázaro dice: "(...) la comúnmente equivocada idea de que hay un punto de no retorno, que una vez en el infierno, es demasiado tarde para el arrepentimiento''.

Además ¿para qué tenemos el sacramento de la Reconciliación?

Para empezar el rico de la parábola no expresa ningún arrepentimiento con relación a Lázaro. El rico solo expresa su malestar por estar en el infierno y por que sus hermanos corran la misma suerte que él.

Por otro lado, la parábola evangélica del pobre Lázaro SÍ es revelación divina, en cambio el cuento hebreo tradicional con final feliz (que refiere Rolheiser) NO lo es. Da la ... » ver comentario
Me gusta 0
Bertha Bertha
el 20/8/16
importante la certeza de nuestra responsabilidad personal para elegir el bien o elegir el mal.
el infierno existe, si temo al infierno tambien debo preguntarme >pienso en las consecuencias al decidir por el mal en mi vida diaria? soy responsable al tomar decisiones?
Me gusta 0
Ivan Rodriguez Ivan Rodriguez
el 22/8/16
Concurro con algunas expresiones de todos los comentaristas, para mi el problema no esta en el miedo o no miedo al infierno. El llamado buen ladron a la derecha de Jesus en el Golgota le llego su salvacion despues de toda una vida de infierno al mirar a Jesus y arrepentirse de los pecados y equivocaciones cometidas. Le narracion biblica que dice " todos somos pecadores" se saca de contexto para seguir pecando. Pero tambien Jesus nos exhorta; "sed perfecto como vuestro Padre es perfecto". El infierno existe, pero el Unico que sabe la verdad sobre quienes estan o estaran es Dios. La Biblia habla que Judas Iscariote esta en el infierno y Jesus le narro a Maria Valtorta (mística italiana que escribio quince mil manuscritos teologicos históricos en el Hombre-Dios) que si el diablo no hubiera ... » ver comentario
Me gusta 0
Armando Centeno Armando Centeno
el 23/8/16
Cada día de mi vida es una lección que aprender y mucho más cuando de mis acciones procuro entender lo complejo de la vida. Mantenerse en esta vida que Dios nos da, implica una serie de acciones que involucran nuestros valores, sentimientos y emociones como punto de partida para realizar buenas obras, servir a la gente sin ningún interés, "ponerse" en el lugar del otro, apoyar a nuestros hermanos y a nuestra familia, esa es la esencia de poder vivir sin pecado y hacer el bien sin mirar a quien. Pienso que esa idea que tenemos sobre el infierno, de temor, de horror y de castigo es lo que en la mente de cada ser humano se ha creado debido precisamente a nuestros pecados que consciente mente sabemos es malo, ya que no pensamos las cosas antes de hacerla, impulsados muchas veces por el eg ... » ver comentario
Me gusta 0
tu mamà tu mamà
el 9/9/16
bueno..........................................
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.