icono estrella Nº de votos: 0

Navidad sin granel

Francisco Carín García -
\'\'Durante estos días en varias y diversas ocasiones me han venido pensamientos varios sobre la navidad. Algo así como los anuncios de la tele; de repente me quedo como en blanco 3 minutitos y empiezan a surgir ideas sobre la navidad desde diferentes perspectivas. Un día fue sobre el consumismo. Aquí en Taiwán todas las calles se llenan de arbolitos y luces de colores y la gente se pone gorritos de Papa Noel (gracias a Dios que la piel blanca del borde es sintética, que si no habría habido extinción masiva de animales de piel blanca), nieve artificial en los cristales, canciones de navidad… Todo tan idílico y bello, tan agradable… con la sola intención de que te detengas a comprar y compres como Dios manda, a granel. Otro día me surgió la idea del “copyright” de la Navidad. Aquí todo el mundo utilizando el portalito de belén, la historia del nacimiento de Jesús para sacar dinero… y los padres del muchacho siguen viviendo en un portal. Pues eso, que me parece a mi que tendrían que pagar comerciantes y empresarios un canon de “copyright” por uso (y abuso) de la Navidad… que si fueran “Nike” o “Microsoft” o “Adidas” ya estarían poniendo pleitos a lo largo y ancho del planeta por el uso indebido de su nombre. De todos modos yo no estaría muy seguro… no sea dicho que el día del juicio final se les presente Dios y les diga… ¿Y dónde están los royalties de la natividad de mi hijo que habéis usado y abusado hasta la saciedad para interés vuestro? ¿Dónde?... pero ya llevaran abogados y picapleitos, ya… hasta en el juicio final. Luego otro día por el metro de Taipei, que es “mu gonito” y tiene artistas amateurs cantando (todo organizado por el ayuntamiento), me encontré con un señor ciego que tocaba el piano… y entre las canciones tocó “Let it be” de los Beatles… una canción que últimamente tendría que meditar, pues me veo muy necesitado de esa ascesis de la “santa indiferencia” o como se decía en mis tiempos de “resbalamiento”. Ah, quien fuera Teflón al que nada se le quedase adherido… poder vivir sin sufrir, sin llorar… pero ¿es eso vivir?. En el colegio donde doy clases preparamos una obra de navidad. Y tuvimos un bebe que hizo de niño Jesús… y la cosa es que era niña… seguro que mi “profe” de Teología Feminista se habría alegrado… no hace más que repetir que aunque Jesús fue varón, el Cristo (el resucitado) no lo es y representa a toda la humanidad, el y ella… con razón los discípulos dicen no le reconocían. Además la bebe era asiática y se pasó llorando los cinco minutos de su actuación… quizás porque igual que el niño Jesús y todos los niños que vienen a este mundo, llorando para poder vivir, se dio cuenta de lo difícil que es ser humano. Parece que estoy un poco patético ¿no? “Hai hao” que dicen en chino. Es que estas fiestas traen de todo y en especial son los sedimentos más pesados, las cicatrices más profundas las que se hacen sentir por estos días. Pero eso sí, con esperanza, que es el verdadero centro de la navidad. La esperanza que hemos ido cultivando durante el adviento (espera) se ve colmada y catapultada. No solo hemos visto al niño y nuestra esperanza se colma, no. Además nos sentimos impelidos a llevar esta buena noticia a todos los que nos rodean. En la Navidad de hace 2000 años, Dios se lió la manta a la cabeza y se vino a visitarnos. En Navidad nosotros también somos invitados a hacer lo mismo. Olvídate del pasado de dolor e infidelidad y abre una puerta a la esperanza…para ti y para los demás. La de Jesús ha quedado abierta a la humanidad para siempre. Esa es nuestra fe, eso es Belén. Hoy esa puerta esta llena de sangre (no se si alguna vez estuvo exenta de ella). Además es una sangre de la que somos conscientes y que podríamos evitar. Dicen que los ángeles cantaron eso de “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra Paz a los hombres que ama el Señor”… no se si aquella primera navidad fue una navidad pacífica. La de hoy clama al cielo. En un chiste de el Roto en “El País” de estos días decía que “En el infierno la Navidad es temporada alta”… y razón no le falta. Pese a todo Feliz Navidad, y vive la Navidad como Dios manda...que no es a granel.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.