icono estrella Nº de votos: 0

Menos personas confiesan tener una religión

Melvin Rivera - melvinrivera.com -
    El cristianismo pierde terreno en EE.UU. donde la competencia entre doctrinas y la creciente falta de identidad religiosa favorece los cambios de creencia, según un informe publicado hoy por el Pew Forum on Religion and Public Life.

Si bien el cristianismo es aún la religión del 78,4 por ciento de la población (un 51,3 por ciento protestantes y un 23,9 por ciento católicos), esta cifra ha ido cayendo durante las últimas dos décadas.

En 1970 más del 60 por ciento de los estadounidenses se consideraba protestante, dato que ha caído hasta el 51 por ciento en 2007, mientras que el catolicismo mantiene su peso específico en EE.UU. gracias al influjo de inmigrantes que entra en el país.

Sin embargo, el catolicismo registra la mayor fuga de fieles de todas las religiones referidas en el estudio.

Uno de cada tres estadounidenses son criados como católicos pero solo uno de cada cuatro adultos se consideran afines a esta iglesia, un 7,5 por ciento menos.

La inmigración de hispanos a Estados Unidos ayudó a contener la reducción en las filas católicas, aunque no ha propiciado un incremento de fe en el país debido a que muchos son acogidos por otras iglesias, como la evangélica (bautistas, pentecostales, adventistas).

‘Uno de cada 10 evangélicos hoy en día fue católico en el pasado’, comentó Greg Smith, investigador y uno de los autores del estudio.

El descenso del número de protestantes es menor, un 2,6 por ciento, que entre los cristianos y este declive recoge las pérdidas de afiliados entre metodistas, luteranos, presbiterianos o episcopales, pero esconde el tirón de los evangélicos.

Más de la mitad de las iglesias protestantes son evangélicas (un 51 por ciento) y esta rama cristiana es una de las más atractivas del momento para quienes buscan una nueva doctrina en EE.UU., aunque ‘está muy diversificada’, señaló John Green, investigador jefe del estudio.

El menor porcentaje de protestantes sobre el total de la población responde principalmente a varias razones: un menor número de nacimientos en el seno de estas familias y renuncia a formar parte de una iglesia específica.

    Así, una de las principales conclusiones del estudio es que cada vez más estadounidenses no responden a una doctrina en concreto: un 16 por ciento de los encuestados niega tener una afiliación religiosa.

Un grupo heterogéneo de personas entre las que se incluyen los ateos, los agnósticos y aquellos que afirman no tener una creencia en particular.

‘La religión va a ser más diversa en el futuro, parece que va haber menos protestantes y menos católicos, pero no se puede decir en qué cantidad, ni predecir cuál será la situación dentro de 100 años, o si EE.UU. va a dejar de ser un país mayoritariamente cristiano’, afirmó Green.

Estos cambios tendrán una repercusión directa en la configuración social y la cultura del país ‘lo que no quiere decir que sean malos’, indicó.

El budismo, el islam y los testigos de Jehova, son tres de las religiones que están en crecimiento en Estados Unidos aunque el número de fieles es aún muy bajo.

Uno de los posibles factores detonantes de los cambios religiosos en la primera potencia mundial son los matrimonios entre personas con diferentes creencias.

Un 37 por ciento de los consultados estaba casado con una persona que practicaba otro culto religioso.

Los autores del estudio, primero de una serie que desarrolla el Pew Forum on Religion & Public Life sobre una muestra de 35.000 adultos, destacaron la importancia que pueden tener los hispanos a la hora de configurar la futura sociedad estadounidense.

Para 2015, los cambios en la comunidad cristiana podrían no ser solo de iglesia, también étnicos, en la que hasta ahora era una religión de mayoría ‘blanca en Estados Unidos’, en palabras de Green.

Fuente: Agencia EFE
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.