icono estrella Nº de votos: 0

Meditación Sábado de la 4ª Semana de Adviento (24 - 12 - 2011)

Angel Moreno -

 

INVOCACIÓN

“Cuando salga el sol, veréis al rey de reyes, que viene del padre, como el esposo sale de su cámara nupcial.” 

LA PALABRA DE LA LITURGIA

«Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo habla predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. 

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz»

COMENTARIO

Esta noche es Nochebuena. Mañana nos visitará el Sol que nace de lo alto y por su luz se disiparán todas las tinieblas. Todo adquiere el resplandor de su luz. Veremos el reflejo de la gloria de Dios. El cielo cantará, y la tierra, estremecida, se unirá en la bendición que merece quien siendo Dios, se hace hombre, nacido de mujer, para que todos los humanos nos sintamos criaturas nuevas. 

SALVADOS EN ESPERANZA

“El amor apasionado de Dios por su pueblo, por el hombre, es a la vez un amor que perdona. Un amor tan grande que pone a Dios contra sí mismo, su amor contra su justicia. El cristiano ve perfilarse ya en esto, veladamente, el misterio de la Cruz: Dios ama tanto al hombre que, haciéndose hombre él mismo, lo acompaña incluso en la muerte y, de este modo, reconcilia la justicia y el amor.» (cf. 3, 16).” (Benedicto XVI, Deus Caritas est 10)

AVISOS PARA LA TRAVESÍA DEL DESIERTO

Entra dentro de ti. Atraviesa tu puerta más íntima, secreta, la de tu propio interior más hondo. Llega hasta el lugar recóndito de tu alma. Calla, escucha, espera. Quizá comenzarás a sentir la cálida presencia. Es la Verdad indescriptible, realidad inapresable, de la que serás testigo, por más que no sepas demostrarlo. Guarda en tus entrañas la Palabra, y por el abrazo invisible, amigo, llegarás a vivir sin miedo la intemperie.

CONSEJO

¡No temas! Has hallado gracia, Dios te anuncia su visita.

SANTA MARÍA DEL ADVIENTO

La maternidad de María no es sólo biológica, de la carne y de la sangre. Ella engendra a Cristo por gracia del Espíritu Santo, y por su fe, desde su adhesión a la voluntad divina, acoge al Verbo en su seno y lo siente encarnado en los hermanos. María entrega a Dios la humanidad entera, y en ella nos sentimos reengendrados.

Santa María, Arca del Pan santo, ruega por nosotros.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.