icono estrella Nº de votos: 0

Meditación desde Buenafuente para el Martes de la 3ª Semana de Cuaresma (13 - Marzo - 2012)

Angel Moreno -

PALABRA VIVA
“Pedro preguntó a Jesús:
-«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»
Jesús le contesta: -«No te digo hasta siete voces, sino hasta setenta veces siete.”

MÁXIMA DE VIDA
“Convertíos a mi de todo corazón, porque soy compasivo y misericordioso”.

ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL
La plenitud de vida no se logra por la fuerza, sino por la aceptación humilde del ser personal y por la reconciliación interior y social. La propia aceptación sin referencia trascendente puede significar cobardía o pacto con la debilidad. Para reconciliarnos con nosotros mismos necesitamos a Aquel que nos perdona y nos ama, y gracias a  Él, nos brota el impulso fraterno de tener que perdonar a los que nos ofenden.

TESTIMONIO
Antón Martín viene a Granada en busca de los Velasco con el único fin de vengar la muerte de su hermano. Entre las numerosas idas y venidas de San Juan de Dios por las calles de Granada, se tropezó con Antón Martín precisamente en la calle de la Colcha y supo de sus intentos de venganza. Trató de convencerlo, de quitarle su peligrosa idea de la cabeza y acabó asociándolo a su benefactora obra en favor de los pobres y desprotegidos de Granada. Algunos hablan de la milagrosa conversión de Antón Martín, pues aseguran que era algo pendenciero.

ENSEÑANZA
“La misericordia penetra en nuestros corazones solamente si también nosotros sabemos perdonar, incluso a nuestros enemigos. Aunque para el hombre parece imposible cumplir con esta exigencia, el corazón que se entrega al Espíritu Santo puede, a ejemplo de Cristo, amar hasta el extremo de la caridad, cambiar la herida en compasión, y transformar la ofensa en intercesión. El perdón participa de la misericordia divina, y es una cumbre de la oración cristiana.” (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica 594)

ORACIÓN
“Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde. Que éste sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados.
Ahora te seguimos de todo corazón, te respetamos y buscamos tu rostro, no nos defraudes, Señor. Trátanos según tu piedad, según tu gran misericordia. Líbranos con tu poder maravilloso y da gloria a tu nombre, Señor.”

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.