icono estrella Nº de votos: 0

Meditacion desde Buenafuente Jueves de la 1ª Semana de Cuaresma (1 - Marzo - 2012)

Angel Moreno -

PALABRA VIVA:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.
Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!

MÁXIMA  DE VIDA:
Tratad a los demás como queréis que ellos os traten.

ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL
Las situaciones límite suelen llevar a algunos a huir hacia delante, a otros a hundirse en su impotencia. Ambos extremos producen víctimas, agotamiento, y en muchos casos, quiebras personales, con repercusiones muy dolorosas. Una propuesta sapiencial es acudir a la oración, a la súplica, además de optar por el camino de la sensatez, objetivado ante la Palabra y ante los que puedan ser mediaciones compañeras.

TESTIMONIO
“¿Para qué trabajar tanto? Si no hay Dios, no puede haber alma. Si no hay alma, entonces, Jesús, Tú tampoco eres verdadero.- Cielo, qué vacío. Ni un solo pensamiento del cielo entra en mi mente, pues no hay esperanza. Tengo miedo de escribir todas las cosas terribles que pasan en mi alma. Te debe de herir.
No te preocupes por mis sentimientos.- No te preocupes ni siquiera por mi dolor. Si mi separación de Ti lleva a otros a Ti, y en su amor y su compañía encuentras alegría y placer,  entonces, Jesús, estoy dispuesta con todo mi corazón a sufrir lo que sufro,  no sólo ahora, sino por toda la eternidad  si esto fuera posible. Tu felicidad es lo único que quiero.” (MADRE TERESA, Ven, sé  mi Luz. Las cartas privadas de la «Santa de Calcuta», Planeta Testimonio, Madrid 2008, 238. 239)

ENSEÑANZA
Quien pide, recibe.

ORACIÓN
-“Señor mío, único rey nuestro. Protégeme, que estoy sola y no tengo otro defensor fuera de ti, pues yo misma me he expuesto al peligro.
Desde mi infancia oí, en el seno de mi familia, cómo tú, Señor, escogiste a Israel entre las naciones, a nuestros padres entre todos sus antepasados, para ser tu heredad perpetua; y les cumpliste lo que hablas prometido.
Atiende, Señor, muéstrate a nosotros en la tribulación, y dame valor, Señor, rey de los dioses y señor de poderosos.”
 

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.