Enviar artículo

De cómo defenderse de ciertos sermones y homilías, o el arte de no hacer perder el tiempo al pueblo de Dios.
He admirado siempre la “santa paciencia” que el pueblo cristiano demuestra ante no pocos de nuestros sermones y homilías.