Enviar artículo

Se acabó la juerga, ¡viva la fiesta!
Nuestra generación “high-speed”, cada vez más acelerada, no conoce la paciencia, la reflexión, el silencio. Faltando tiempo para reflexionar, se pierde la seriedad y se navega sin rumbo en la dispersión, girando contínuamente en todas direcciones como una