Enviar artículo

A mí me lo hicisteis
Cuando ofrecemos una sonrisa, o un simple ¡buenos días!, cuando escuchamos con paciencia o cuando curamos una llaga... lo hacemos con el mismo Jesús.