Enviar artículo

María, zarza ardiente

Serguei Bulgakov, quizá el mayor teólogo ruso, ha escrito: “La Iglesia Or­todoxa venera a la Virgen María como «más digna de honor que los querubi­nes y mucho más gloriosa, sin paran­gón, que los serafines». El amor y la ve­neración de la Madre de Dios es el al­ma de la piedad ortodoxa, su corazón, que da calor y viviñca a todo el cuerpo”.