Enviar artículo

38. Lo contrario del Falcon Crest

Han pasado unos cuantos años, pero lo recuerdo con viveza. Celebraba la Santa Misa rodeado de una treintena de jóvenes, entre veinte y veinticinco años. Había leído el Evangelio en el que Jesús interpela a los oyentes: “Convertíos porque el Reino de Dios está cerca”.