Enviar artículo

Espacios para la lentitud: pero ¡sin pasarse!

La enfermedad del tiempo tiende a progresar y acelerse cada vez más. Vivimos en un contexto de celeridad y prisas, del que es difíil sustraerse y que nos determina.