Enviar artículo

10 de Mayo: María, la creyente

Tú, Señora, fuiste llamada por tu prima Isabel: “Dichosa, por haber creído”; sin duda que fue por tu fe por lo que supiste escuchar, guardar y meditar las palabras que oías a tu Hijo, y sobre todo, permanecer de pie junto a la Cruz, en vez de derrumbarte y de quedarte encerrada.