Enviar artículo

Mes de mayo, mes de las flores. Segundo sabado de Pascua

Hoy nos reclaman mayor sagacidad para anuncia el Evangelio en la periferia, en los caminos, pero bien sabes que uno puede vivir la intemperie si guarda en su interior la certeza de que es amado. No dejes, madre, de hacernos sentir tu amor.