Enviar artículo

26. RÍSPIDO, PERO LUMINOSO

Al leer despacio el documento precioso que nos acaba de ofrecer el  Papa Francisco, siento que me aprieta la mano y el corazón no una mano con guante de seda, sino una mano rugosa de pastor