Enviar artículo

El pozo de Jacob XXI

engo sobrada experiencia del trato confiado que muchas religiosas viven con Jesús, el esposo de su alma. Comenzaré este pozo veintiuno con dos anécdotas que lo demuestran con humor y simpatía. Ambas históricas.