Enviar artículo

El Pozo de Jacob (VIII)

Voy a contemplar sereno las pompas que salen primero de Medellín. Luego las grandes que lanza Juan Pablo II en Haití. Y que luego las hace volar en incontables intervenciones y aclarando que no pide reevangelizar. No se trata de repetir lo que ya se hace. Las nuevas situaciones requieren nuevos métodos, nuevas expresiones y sobre todo celo ardiente.