Enviar artículo

Meditación desde Buenafuente para el Domingo 3º de Pascua

Siempre me extraña, Señor, tu respuesta ante la confesión de tu discípulo. Si le preguntas si te ama, y él te da una respuesta emocionada, ¿por qué en ese momento no lo abrazas? ¿Por qué tu orden inmediata de que vaya a pastorear?