Enviar artículo

Meditación desde Buenafuente para el Segundo Viernes de Cuaresma (1/03/2013)

La envidia, el afán de dinero, los celos, si se los deja avanzar dentro del corazón, son capaces de las peores acciones, son causa de urdir intrigas, de proyectar venganzas, cometer delitos, extorsionar, y hasta pueden llegar a producir muerte y desolación.