Enviar artículo

Meditación desde Buenafuente para el Segundo Miércoles de Cuaresma (27/02/2013)

Hay momentos en la vida en los que es tan fuerte el sentimiento de dolor, que se impone la necesidad de expresar las circunstancias adversas que lo originan. El profeta clama al cielo al verse acosado. Jesús desvela a los suyos el dolor del alma, aunque, al mismo tiempo, anticipa el sentido pascual de su vida.