Enviar artículo

El Pozo de Jacob IV

Creo que quedó claro que fue Juan Pablo II, el que dio el impulso para que arrancara con fuerza la Nueva Evangelización. Y tuvo el gran acierto de señalar la tríada que debía apoyarla: “nuevo ardor, nuevos métodos, nuevas expresiones”