Enviar artículo

Tiempo fecundo. (19 de Diciembre de 2012)

Dios ha intervenido en la historia. En un tiempo concreto, ha acontecido el cumplimiento de las promesas. Más allá de la fuerza biológica, de la capacidad natural, del orden físico, por gracia divina, se desarrollaron los acontecimientos necesarios para que el Verbo de Dios se hiciera carne.