Enviar artículo

Meditación desde Buenafuente para el Domingo XIV del Tiempo ordinario

¡Cuántas veces, en la propia experiencia de debilidad, la confesión de san Pablo es bálsamo en la herida! ¡Cuántas veces necesitamos oír de los santos que se han sentido frágiles y no obstante han permanecido fieles!