Enviar artículo

El don de fortaleza

Se necesita más fuerza para levantarse que para no caer, es mayor la gracia que se experimenta cuando, humillado, surge la necesidad de volver al Señor, que cuando se cree uno invulnerable.