Enviar artículo

El poder de la debilidad.

Queremos el poder divino en el hierro, los músculos, las armas y el carisma. Pero este no es el camino donde se encuentran la intimidad, la paz  y Dios.